Cómo aplicar el Trabajo Garantizado en ayuntamientos y autonomías

Artículo publicado originalmente en Andalucesdiario.es el 3 de mayo de 2015

La proximidad temporal de las elecciones municipales y autonómicas ha hecho que muchas personas se pregunten si sería posible poner en marcha una política de Trabajo Garantizado (TG) en las administraciones locales y autonómicas. Una pregunta muy pertinente teniendo en cuenta la mayor probabilidad de que en estos comicios determinadas fuerzas políticas transformadoras logren cotas de poder notable en ayuntamientos y comunidades.

Para abordar esta cuestión es importante tener en cuenta que la política económica de Trabajo Garantizado ha sido teorizada para aplicarse desde la administración estatal. A pesar de que la gestión de los nuevos empleos correría a cargo de las administraciones locales, está pensado que sea el Estado quien financie los salarios de los trabajadores garantizados. Esto es así porque el Estado es al fin y al cabo el ente administrativo más potente en términos de captación de recursos fiscales y financieros, de forma que el gasto dedicado a Trabajo Garantizado puede ser el máximo que posibilite la riqueza de la economía en cuestión; y también porque permite compensar algunos desequilibrios económicos que se producen a nivel regional (algunas regiones son más ricas que otras y por lo tanto el potencial de sus políticas de gasto difieren entre sí).

Desgraciadamente la legislación española concede márgenes fiscales muy reducidos a las administraciones locales: desde un ayuntamiento no se pueden crear nuevos impuestos y apenas se pueden modificar las figuras impositivas existentes. En el caso de las comunidades autónomas este margen es mayor, porque tienen autoridad para aprobar nuevos impuestos y modificar sustancialmente los que ya existen. No obstante, las posibilidades para aplicar en condiciones óptimas un Trabajo Garantizado siguen siendo limitadas a nivel autonómico, especialmente en comparación con el ámbito estatal. Y si se quisiese cambiar esta situación y dotar de mayor poder fiscal a estas administraciones, sería necesario hacerlo desde la legislación estatal, de forma que nos volveríamos a encontrar con el mismo problema.

Ahora bien, esto no quiere decir que no existan actualmente fórmulas para incrementar el margen fiscal de los entes locales y autonómicos. La más idónea de todas ellas es la de los créditos fiscales.

Un crédito fiscal es un instrumento que concede el sector público a una empresa o individuo para que pueda pagar sus impuestos con él. Por ejemplo, si una empresa tiene que pagar 100 euros en impuestos y tiene en su poder créditos fiscales por valor de 100 euros o más, podrá saldar la deuda con Hacienda recurriendo a los créditos fiscales. La empresa se deshará de créditos fiscales por valor de 100 euros, y al mismo tiempo eliminará ese compromiso de pago. Esto es algo que se utiliza hoy día fundamentalmente para grandes empresas cuando se las intenta compensar por haber pagado impuestos sobre beneficios siempre que no puedan aprovecharse de esos beneficios. Un ejemplos típico es el de una empresa que utiliza parte de sus beneficios para financiar un plan de pensiones privado a nombre de sus trabajadores: a pesar de pagar impuestos por esos beneficios, en realidad no es la empresa quien saca provecho de los mismos. Frente a esta situación, el Estado le concede créditos fiscales para que pueda pagar menos impuestos en el próximo curso fiscal.

Ahora supongamos que el sector público permite que esos créditos fiscales sean transferibles entre agentes económicos, que sirvan para pagar cualquier tipo de impuesto (no sólo el de sociedades) y que parte del salario de los trabajadores del TG sean pagados con este instrumento. Puesto que todos los agentes económicos tienen que pagar impuestos (IRPF, IVA, Impuestos especiales de tabaco, bebida y carburantes, IBI, Impuesto de Tracción Mecánica, Impuesto de Sucesiones, Impuesto de Actividades Económicas, etc), todos tendrían interés en disponer de créditos fiscales, ya que así podrían saldar sus compromisos tributarios. De esta forma, los trabajadores del TG, podrían comprar bienes y servicios utilizando euros pero también utilizando créditos fiscales. Por ejemplo, un trabajador del TG podría ir a un bar y pagar con créditos fiscales ya que el dueño del bar tiene que pagar impuestos y puede hacerlo con ese nuevo instrumento. Pero es que el propietario del bar también podría pagar a los camareros con esos créditos fiscales, ya que ellos también tienen que saldar deudas con Hacienda.

El resultado evidente es que, aunque no se hayan creado nuevos euros, sí que hay más “dinero” en circulación. Por lo tanto, la generación de créditos fiscales funciona en la práctica como una creación de dinero aunque no sea creación de euros. Esto permite a los ayuntamientos y a las comunidades autónomas (¡también al Estado!) tener mayor margen de maniobra fiscal y crear más puestos de trabajo de TG de los que podría crear sin recurrir a los créditos fiscales.

Este recurso no es nuevo: ha sido utilizado por multitud de gobiernos locales a lo largo y ancho del planeta y en diferentes épocas. La primera experiencia fue la del ayuntamiento de Wörgl (Austria) en 1932. En los trece meses durante los que se utilizaron créditos fiscales, el gobierno local pudo incrementar notablemente en un contexto de intensa recesión económica (Gran Depresión) su gasto público con el objetivo de impulsar la actividad económica. El resultado fue un descenso de la tasa de paro en un 25%. Las siguientes experiencias relevantes las encontramos en España durante la Guerra Civil, de la mano de muchos ayuntamientos republicanos, especialmente Alicante, Alcoy, Pedreguer, Orihuela, Villena y Denia. Los créditos fiscales fueron utilizados para poder aplicar política fiscal en unos años en los que la moneda republicana escaseaba debido al conflicto bélico. Durante la misma época otros ayuntamientos franceses y alemanes recurrieron a los créditos fiscales, siempre con el objetivo de incrementar el margen de la política fiscal.

En años más recientes los créditos fiscales han sido utilizados en multitud de ocasiones por gobiernos locales de los Estados Unidos como San Diego, Oakland, San José y Detroit, y con excelentes resultados a la hora de incrementar la inversión pública en un periodo de insuficiencia financiera (convencional).

Una fórmula de financiación similar a la de los créditos fiscales y que también ha sido frecuentemente utilizada es la de la moneda social. La diferencia más importante que existe entre las dos alternativas es que los créditos fiscales son creados por los gobiernos locales y aceptados por ellos para el pago de impuestos, mientras que las monedas sociales son impulsadas por organizaciones privadas sin ánimo de lucro y no son aceptadas para el pago de impuestos. No obstante, muchas monedas sociales han recibido apoyo explícito de los ayuntamientos locales y también de muchas entidades bancarias. Las monedas sociales más importantes son las de Priem am Chiemsee (Alemania) desde 2003, Bristol (Reino Unido) desde 2012, y Toulouse (Francia) desde 2011. En el último caso, el ayuntamiento paga parte de los subsidios de desempleo en moneda social.

La utilización de créditos fiscales (aunque también de monedas sociales) tiene importantes beneficios que van más allá del aumento del margen fiscal. La virtud más característica es que todo ese nuevo dinero creado en forma de créditos fiscales sólo es válido para el territorio en cuestión. Por ejemplo, no se pueden utilizar créditos fiscales de San Diego para comprar productos de Nueva York, puesto que el neoyorquino no paga sus impuestos en la ciudad californiana y no tiene ningún interés en obtener créditos fiscales de San Diego. En consecuencia, las ventas se producirán localmente, impulsando la actividad económica de la localidad o región correspondiente. Se evita así que ese nuevo dinero creado acabe abandonando el territorio, como ocurre frecuentemente con el dinero oficial. La renta y riqueza derivada del uso de los créditos fiscales se queda en casa. Por otro lado, esta fórmula de financiación permite que el impulso en inversión pública no incremente las compras a otras regiones, evitando así que el saldo comercial empeore. Por último, la propia naturaleza de los créditos fiscales hace inviable que puedan ser utilizados para las finanzas especulativas, ya que este tipo de actividades se producen a nivel global. De esta forma se prioriza la economía real frente a la economía financiera.

Ventajas y precedentes que son más que suficientes para que determinadas fuerzas políticas españolas se atrevan en los ámbitos locales y autonómicos a recurrir a los créditos fiscales para, entre otras cosas, poner en marcha políticas potentes de Trabajo Garantizado.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
PDF24 Creator    Send article as PDF   

Análisis de la EPA del primer trimestre de 2015 y la precariedad se declina en femenino

Por Eduardo Garzón, Adoración Guamán y Carlos Martínez

Los datos de empleo del primer trimestre de 2015 han sido malos. La lectura no puede ser otra, incluso teniendo en cuenta que los tres primeros meses del año nunca ofrecen buenos datos y olvidando que la mayor parte del nuevo empleo es de tipo precario. Basten los siguientes datos para respaldar la anterior afirmación: Read more »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)

Entrevista televisiva en Tenerife al día sobre Trabajo Garantizado

Comparto la entrevista televisiva que me hicieron en “Tenerife al Día” sobre la propuesta de Trabajo Garantizado

Eduardo Garzón Tenerife al día 23.4.15 from Mírame TV on Vimeo.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
PDF24 Creator    Send article as PDF   

Entrevista en eldiario.es sobre las propuestas de economía de Izquierda Unida

Se puede acceder a ella pinchando aquí.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
PDF24 Creator    Send article as PDF   

Entrevista en Rebelion sobre Trabajo Garantizado

Comparto la entrevista que me hicieron en la revista Rebelion sobre el Trabajo Garantizado. Se puede acceder a ella pinchando aquí.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
PDF24 Creator    Send article as PDF   

Un estudio sobre la economía alemana contradice el discurso económico convencional

Los investigadores británicos Wendy Carlin y David Soskice, de las universidades College London y London School of Economics, respectivamente, llevaron a cabo un estudio para aclarar los motivos por los cuales la economía alemana tuvo un débil desempeño en términos de crecimiento y de empleo desde su unificación en 1990 hasta la irrupción de la crisis internacional en 2008[1]. En este documento recogemos los principales resultados que se obtuvieron en la investigación por su relevancia a la hora de contradecir buena parte del discurso económico convencional que empuja a los países a aplicar determinadas políticas de oferta, como la conocida flexibilización del mercado laboral.

En efecto, numerosos analistas internacionales y nacionales -de corte neoliberal, fundamentalmente- denunciaban que la economía alemana no crecía porque su sector productivo no se había ajustado a la nueva situación de elevada competencia internacional y liberalización financiera. Señalaban, muy en particular, que el mercado laboral alemán era demasiado rígido y que eso impedía reducir la tasa de paro a niveles aceptables. Read more »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)

Las familias españolas ahorraron menos en 2014 que en 2013

Según los datos oficiales recién publicados, las familias españolas ahorraron menos en 2014 que en 2013: mientras que en el año 2013 de cada 100 euros ingresados reservaron 10,4 euros, en 2014 esa cantidad ha sido de 9,8 euros. Este menor ahorro se debe a que, a pesar de que en términos generales las familias ganaron un 1,4% más que el año anterior, gastaron todavía más (2,3%). Es importante destacar que se habla en términos generales puesto que los datos que ofrece el Instituto Nacional de Estadística no distinguen entre tipos de familias. Evidentemente no tiene el mismo comportamiento un hogar de renta baja que otro de elevado poder adquisitivo, pero las estadísticas oficiales ignoran estas diferencias y sólo arrojan datos de lo que les ocurre de media a todas las familias. Podría darse el caso de que muchas familias estén aumentando su ahorro, pero si su peso no es destacado no quedará reflejado en una media estadística que nos habla de una disminución de ahorro. Por eso es importante andarse con cuidado a la hora de leer este tipo de datos. Read more »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)

Los inversores pagan por tener deuda pública española

“Por primera vez en la historia de España los inversores pagan por tener deuda pública española”. Estas palabras fueron pronunciadas por el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, el pasado martes 7 de abril en referencia a la última subasta del Tesoro español. Se trata de una afirmación que, aunque inequívocamente cierta, es muy susceptible de recibir una lectura errónea si el lector no comprende bien cómo funciona el mercado de deuda pública. No parece ser casualidad que esta posible mala lectura deje en muy buen lugar la gestión del gobierno. Para evitar malentendidos profundizaremos en el asunto. Read more »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.8/10 (5 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

El euro no es tan culpable de provocar desequilibrios comerciales como parece

Artículo publicado originalmente en el número 25 de La Marea

De sobra es conocido que la economía española presentó importantes déficits comerciales durante los años anteriores a la crisis. Es decir, que las empresas y familias españolas compraron durante todos esos años muchos más productos extranjeros de los que vendían fuera las empresas españolas. En términos económicos: España importaba mucho más de lo que exportaba. Lo mismo ocurrió con países de la periferia europea como Grecia, Portugal y, en menor medida, Italia. Y lo contrario ocurrió en el caso de algunas economías del centro, como Alemania, Países Bajos y Finlandia.

Esos son los datos y nadie puede oponerse a ellos. Sin embargo, no ocurre lo mismo con las explicaciones que se le intentan dar a este fenómeno. Una de las más extendidas consiste en señalar al euro como responsable de estas asimetrías. Esta perspectiva se basa fundamentalmente en los siguientes elementos. 1) El hecho de que las economías del sur pasaran a tener una moneda más fuerte les permitió comprar mucho más a las economías del norte. 2) De forma inversa, al tener una moneda más fuerte, las economías del sur vieron sus productos encarecerse y ello perjudicó las ventas al exterior. 3) Al tener el mismo tipo de interés oficial por pertenecer al mismo área monetaria, los préstamos en los países del sur eran más baratos al tener niveles de inflación más elevados, de forma que se estimuló el consumo y por lo tanto también las exportaciones. 4) Lo contrario ocurrió en el caso de los países del centro con tasas de inflación más moderadas y préstamos más caros, lo que impedía expandir mucho la demanda interna y por lo tanto también las importaciones.

Read more »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)

El Trabajo Garantizado como arma para combatir el capitalismo

Artículo publicado en el Nº 282 de la edición impresa de Mundo Obrero marzo 2015

En todas las economías capitalistas existen amplios espacios en los que no opera la ley del valor; es decir, espacios donde la actividad económica no se rige por la dinámica mercantil sujeta a la lógica de la rentabilidad privada. Me refiero al ámbito del trabajo de los cuidados, al del trabajo voluntario, al de los bienes y servicios públicos… Aunque los adoctrinadores capitalistas nos hayan intentado convencer de lo contrario, todos esos espacios forman parte de la actividad económica. La economía es aquello que nos permite vivir mejor; aquello que reporta utilidad al ser humano; aquello que tiene valor de uso independientemente de que tenga o no valor de cambio. Aunque una parte de esta economía invisible le es funcional a la economía mercantil (la de los cuidados) y otra parte le es indiferente (la del trabajo voluntario), existe una que le es directamente contraria: la de los bienes y servicios públicos. De ahí el interés histórico del capital por reducir su volumen y amplitud.

Las experiencias que han buscado fortalecer lo público y con ello debilitar el espacio mercantil siempre se han encontrado una fuerte oposición desde la oligarquía, que en no pocas ocasiones ha recurrido a la fuerza bruta para doblegar, encarcelar o incluso aniquilar a los defensores de los trabajadores y de lo público. Su poder actual sigue siendo desorbitado, lo cual hace verdaderamente difícil proyectar un horizonte en el cual la clase trabajadora pueda salir victoriosa plantándole cara directamente al capital. Quizás por ello en esta lucha de clases haya que utilizar otro tipo de movimientos menos directos pero más astutos, así como las fuerzas bélicas que se saben en inferioridad militar recurren a la guerra de guerrillas para poder combatir a su poderoso enemigo. Quizás por ello en esta lucha de clases haya que utilizar el Trabajo Garantizado. Read more »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)