¿Bajar el IVA del gas natural es de derechas?

Hace unos días el presidente del gobierno Pedro Sánchez anunció que bajará el IVA del gas natural desde el 21% al 5%. Esto ha generado un aluvión de reacciones, tanto a favor como en contra. Pero ocurre que los partidos de derechas parecen estar más contentos con este anuncio que los de izquierda, lo que genera la sensación de que reducir el IVA al gas natural es una medida conservadora, a pesar de que va a ser aplicada por un gobierno de coalición de izquierdas. ¿Esta sensación hace honor a la realidad? Vamos a aclarar este asunto.

El IVA es un impuesto indirecto, grava el consumo de la gente, no su riqueza o su renta. Por eso es un impuesto regresivo, un impuesto injusto, porque por comprar el mismo producto paga todo el mundo exactamente lo mismo; si el producto cuesta 100 euros y el IVA es del 21%, paga 21 euros de impuesto tanto el multimillonario como el desempleado (de la Feria, 2021; Thomas 2020; Gastaldi et al 2017; La Caixa 2022). Es verdad que el multimillonario comprará más cosas y al final pagará más impuestos, pero en comparación con lo que gana, paga muchísimo menos que el desempleado. Así que, si el IVA es un impuesto injusto, reducirlo, en este caso para el gas natural, es una medida justa, porque beneficia más a los que menos renta tienen que a los que más renta tienen. Si nos quedamos sólo con eso, la reducción del IVA del gas natural sería una medida progresiva, una medida típica de izquierdas.

Por eso, por ejemplo, el responsable del programa económico de Izquierda Unida, Carlos Sánchez Mato, celebraba la medida con estas palabras: “Rebajar el IVA, que es un impuesto indirecto regresivo que proporcionalmente afecta más a quien menos renta tiene, siempre es buena noticia.” O también el economista del diario Elsalto, Yago Álvarez “quitar el IVA está bien”

Pero hay más cosas a tener en cuenta. Para empezar, reducir el IVA reduce la recaudación tributaria, lo que mucha gente asocia a una menor capacidad para gastar en servicios y prestaciones públicas. Y la izquierda suele ser más sensible con esto, porque considera que se pone en riesgo el Estado del Bienestar. Por ejemplo, el secretario general de Comisiones Obreras señalaba que “cada bajada de impuestos (…) no minora los ingresos del gobierno: resta de los recursos comunes.” Por su parte, la portavoz de Izquierda Unida y europarlamentaria Sira Rego, decía que la medida iba a suponer “un 16% menos de ingresos para servicios públicos”. De ahí también que el portavoz de Podemos, Pablo Echenique, así como la Asociación de Consumidores Facua, propongan aumentar los impuestos a las grandes empresas y fortunas para compensar la caída de la recaudación.

En mi opinión, esta preocupación por la reducción de la recaudación es absurda. Los que compartimos los postulados de la Teoría Monetaria Moderna sabemos que los impuestos no tienen por qué ir de la mano de los gastos públicos. Reducir la recaudación no implica reducir el gasto público, porque simplemente puedes dejar que aumente el déficit público y ya está. Y como he explicado varias veces en vídeos anteriores, que aumente el déficit público no es malo per se; es más, puede ser positivo y necesario para la economía y hay muchas muestras de ello, por ejemplo, con lo que hemos vivido durante la pandemia del covid. En cualquier caso, es evidente que la mayor parte de la izquierda no entiende esto, y por eso siempre se oponen a cualquier reducción de impuestos porque creen que eso supone reducir el gasto público, cuando no es así.

Eso no quiere decir que aumentar los impuestos a las grandes fortunas y empresas sea algo malo, al contrario; es algo muy positivo para la economía y la sociedad, pero porque mejora la justicia fiscal, no porque aumente los ingresos públicos. Son motivaciones distintas.

En cualquier caso, hay otra preocupación a tener en cuenta. Con la reducción del IVA se busca que los consumidores paguen menos al comprar el gas natural, pero esto podría no ocurrir si las empresas energéticas que venden el gas no redujesen el precio con la idea de obtener más beneficios, ya que ahora repercutirían menos impuestos. Esto es algo que podrían hacer sin demasiados problemas porque en España hay un claro oligopolio de sólo 5 empresas que controlan la producción, la distribución y la comercialización, y en el que sólo una empresa, Naturgy, controla más de la mitad de los contratos de gas (Bautista 2017; Tarifasgasluz 2022). Esto es algo que suele preocupar más a la izquierda, que es más sensible con los oligopolios y la concentración de poder de mercado, que a la derecha.

Por ejemplo, el responsable del programa de Economía de Izquierda Unida, Carlos Sánchez Mato, dijo que “hay que acompañarlo de una intervención en el mercado para impedir que engorde los beneficios del oligopolio”. O la portavoz de Izquierda Unida, Sira Rego, “No aprendemos del nulo efecto de las anteriores rebajas fiscales en un mercado controlado por un oligopolio”. O el secretario general de Comisiones Obreras: “Cada bajada de impuestos que sirva para dejar intactos los márgenes empresariales, no minora los ingresos del gobierno: resta de los recursos comunes.

En cambio, la derecha nunca dice nada de eso; simplemente aplaude la reducción del IVA, como si no contemplaran o les diese igual que el oligopolio energético pudiesen mantener precios para engordar sus beneficios, algo que por cierto ha quedado más que demostrado en el caso de las petroleras con el descuento en los combustibles (Jiménez et al 2022). Por ejemplo, el PP y Ciudadanos solamente echan en cara al PSOE que no haya bajado antes el IVA, pero no dicen nada del oligopolio ni tampoco de la pérdida de recaudación tributaria. Por cierto, no olvidemos que fue precisamente el PP quien aumentó en el año 2012 el IVA del gas natural al 21%. En fin, la hipocresía.

La última preocupación tiene que ver con la ecología. Reducir el IVA del gas natural para que baje su precio puede ser entendido como un incentivo para seguir utilizando el gas, que es una energía fósil limitada y contaminante, por lo que va en contra de lo que habría que hacer para encaminarnos a una economía medioambientalmente sostenible. Por eso ecologistas como el científico Antonio Turiel tachan esta medida de “tremendo error”. Aunque bueno, hay que tener en cuenta que ésta es una medida de emergencia para aliviar la factura de la gente lo antes posible y que no tendría por qué ser duradera, más allá de que podría ser compatible con la adopción de muchas medidas a medio plazo para realizar una adecuada transición ecológica. Creo que mantener o aumentar el IVA del gas natural tampoco solucionaría para nada la crisis energética, mientras que generaría más dolor social, por eso a mí no me parece que haya que criticar la medida por esto.

En resumen, la reducción del IVA del gas natural es una medida que tiene muchas aristas. En primer lugar, es una medida que aumenta la justicia fiscal, por lo que eso ya es positivo. En segundo lugar, reduce la recaudación tributaria, aunque eso no es algo que debiera preocupar a nadie porque tener más déficit público no es malo per se, e incluso puede ser positivo. En tercer lugar, hay que evitar que el oligopolio energético mantenga los precios para aumentar beneficios, por lo que habría que aumentar la vigilancia, o controlar los precios directamente, o incluso nacionalizar para tener totalmente controlada la situación. En cuarto y último lugar, la medida no desincentiva el consumo del gas, lo que sería deseable para realizar la transición energética, aunque tampoco creo que la medida incentive en sí el consumo del gas, especialmente si es una medida de emergencia y por lo tanto temporal.

En conclusión, reducir el IVA del gas natural puede ser una medida justa, y por lo tanto de izquierdas, siempre que se controle al oligopolio energético para que reduzca de verdad los precios y se alivie la factura al consumidor. De lo contrario, sería una medida que solamente beneficiaría a las empresas energéticas, lo que sí encajaría más como una medida de la derecha. El diablo está en los detalles.

 

 

 

 

 

De la Feria (2021) https://www.revistatecnicatributaria.com/index.php/rtt/article/view/627

Thomas (2020) https://www.oecd.org/tax/reassessing-the-regressivity-of-the-vat-b76ced82-en.htm

Gastaldi et al (2017) https://iris.uniroma1.it/bitstream/11573/1517389/3/Gastaldi_Regressivity_2017.pdf

La Caixa (2022) https://cincodias.elpais.com/cincodias/2022/08/19/economia/1660937016_769334.html

Bautista (2017) https://www.yoibextigo.lamarea.com/informe/gas-natural-fenosa/que-es/gnf-sistema-energetico-espanol/

Tarifasgasluz (2022) https://tarifasgasluz.com/distribuidoras

Jiménez et al (2022) https://nadaesgratis.es/juan-luis-jimenez/el-efecto-del-descuento-de-20-centimos-sobre-los-precios-de-gasolinas-y-diesel-en-espana

Echenique https://twitter.com/europapress/status/1565391165674983432?s=28&t=tIuO5Y1_ZXeoqWB7If_44w

Unai Sordo https://twitter.com/unaisordo/status/1565260693762461696?s=28&t=tIuO5Y1_ZXeoqWB7If_44w

Villacís https://twitter.com/begonavillacis/status/1565268940338733056?s=28&t=tIuO5Y1_ZXeoqWB7If_44w

Facua https://twitter.com/rubensancheztw/status/1565313082364235778?s=28&t=tIuO5Y1_ZXeoqWB7If_44w

Partido Popular  https://twitter.com/populares/status/1565390054905839618?s=28&t=tIuO5Y1_ZXeoqWB7If_44w

Carlos Sánchez Mato https://twitter.com/carlossmato/status/1565230613522792449?s=28&t=tIuO5Y1_ZXeoqWB7If_44w

Yago Álvarez https://twitter.com/EconoCabreado/status/1565356989319770112

Sira Rego https://twitter.com/sirarego/status/1565301467078180865

Antonio Turiel https://twitter.com/amturiel/status/1565304105450577922

No related content found.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
¿Bajar el IVA del gas natural es de derechas?, 10.0 out of 10 based on 1 rating
Be Sociable, Share!
www.pdf24.org    Send article as PDF