3.1 La banca y el dinero

Es imposible entender apropiadamente cómo funciona la economía de un país desarrollado si se desconoce o malinterpreta la naturaleza y funciones de las entidades de crédito. Los bancos, tanto comerciales como centrales, constituyen el núcleo principal de cualquier sociedad moderna que utiliza el dinero para la inmensa mayoría de sus transacciones económicas. Hoy día, la banca articula y centraliza todas las actividades económicas: no hay administración pública, entidad privada u hogar que no disponga y tenga necesidad de una cuenta bancaria mediante la cual llevar a cabo sus operaciones cotidianas. Hasta los propios bancos tienen cuentas bancarias en los bancos centrales. Uno no puede integrarse en la sociedad si no abre una cuenta bancaria en alguna entidad de crédito; no puede cobrar nóminas, ni recibir o acometer pagos, ni ahorrar, ni invertir, ni montar un negocio, etc, si no se convierte en cliente de un banco que se encargue de realizar todas esas operaciones.

En todo lo que llevamos de manual hemos hablado de varios ámbitos distintos de la economía: hemos hablado de los gastos e ingresos de las administraciones públicas, de las subastas mediante las cuales se venden bonos públicos, del mercado de deuda pública donde estos bonos cambian de manos, de inversiones realizadas con dinero reservado para las pensiones, de actividades de especulación en el mercado financiero, del pago y cobro de impuestos, de operaciones en los paraísos fiscales, etc. Pues bien, en todas estas operaciones siempre intervienen en mayor o menos medida los bancos privados. Y lo mismo ocurre con el resto de dimensiones económicas que no hemos mencionado (que son muchísimas). Los bancos están en el centro de todo: el dinero no se puede mover de un sitio a otro si los bancos no participan en ese desplazamiento. Los bancos son como los vasos sanguíneos que transportan la sangre de una parte del cuerpo a otra; son como las carreteras que permiten a los vehículos llegar de una zona a otra; son como los cables que llevan la electricidad desde una central eléctrica a todas las construcciones que la necesitan.

Pero no podemos engañarnos: los bancos son mucho más que todo lo que se acaba de mencionar. Los bancos no son sólo meros transmisores del dinero; los bancos son también creadores de ese dinero. Los bancos son a la vez los vasos sanguíneos y la médula ósea que segrega la sangre. Los bancos son a la vez las carreteras y las fábricas que producen los vehículos que han de transitar por ellas. Los bancos son a la vez los cables y las centrales generadoras de electricidad. Los bancos lo son casi todo en el mundo del dinero. Y el dinero lo es casi todo en las economías modernas del siglo XXI.

Precisamente por eso el poder de estas entidades es colosal e inconmensurable. Con su actividad, los bancos pueden originar espectaculares crisis financieras que luego se propaguen a la economía real, o pueden hacer que las actividades económicas se lleven a cabo de una forma infinitamente mejor que en el caso de no contar con su presencia, o pueden enriquecer a ciertas capas de la población en perjuicio de otras, etc.

Por todo ello, y con el objetivo de contribuir en la aprehensión adecuada y con cierto detalle del funcionamiento de una economía moderna, en esta sección del manual abordaremos la naturaleza y dinámica de las entidades de crédito.

No related content found.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.5/10 (4 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
3.1 La banca y el dinero , 9.5 out of 10 based on 4 ratings
Be Sociable, Share!
PDF24    Send article as PDF