Category Archives: Ámbito local - Page 2

Unámonos contra la Ley Montoro

Artículo escrito en colaboración con Alberto Garzón Espinosa, Esther López Barceló y Carlos Sánchez Mato y publicado en eldiario.es 

La “reforma express” del artículo 135 de la Constitución Española abrió el camino a una serie de normas que constriñen cruelmente la capacidad de acción de las administraciones públicas, sobre todo, las más cercanas a la ciudadanía como son los ayuntamientos. A través de este acuerdo político entre PP y PSOE se introdujo una regla fiscal que limitaba el déficit público y priorizaba el pago de la deuda. A partir de esta abrupta modificación del principio constitucional se redactó la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.

Las tres reglas fiscales que han sido convertidas en “sagradas” son: la no superación de un tope de déficit público, la no superación de un tope de deuda, y el respeto a la Regla de Gasto. Este último, es el más inexplicable de todos en términos de la lógica del interés general, ya que impide -a pesar de que haya superávit- que se dedique ese saldo positivo al gasto social o a realizar nuevas inversiones, sino que ha de utilizarse para amortizar deuda de manera anticipada aunque sea algo absurdo desde el punto de vista económico. Es decir, aunque el ayuntamiento esté cumpliendo puntualmente los plazos de amortización de deuda, deberá seguir adelantando el pago con el superávit generado. En la Ley quedó estipulado que en el momento en el que se quebrante alguna de las tres normas la administración correspondiente quedaría obligada a elaborar un Plan Económico Financiero (PEF), que no pretende ser otra cosa que comprometerse a volver al redil de cumplimiento de los preceptos fiscales convencionales. Read more »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 2 votes)

El gobierno de Ahora Madrid no ha destruido empleo ni tiene un problema con las inversiones

En los últimos días, con motivo de la campaña electoral, tanto el Partido Popular como Ciudadanos están haciendo constantes referencias al gobierno de Ahora Madrid para denunciar lo que según ellos es una pésima gestión de política económica, añadiendo que un hipotético gobierno de Unidos Podemos cosecharía los mismos fracasos. Concretamente, hacen hincapié en que durante el gobierno de Ahora Madrid se ha destruido empleo y que se han ahuyentado inversiones extranjeras. Pero lo cierto es que sus afirmaciones no están respaldadas por un mínimo escrutinio serio de los datos disponibles. Veámoslo. Read more »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (10 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 4 votes)

Ciudadanos y la falta de rigor

Artículo publicado originalmente en Público y escrito en colaboración con Carlos Sánchez Mato y Esther López Barceló

Parece evidente que la polarización de la precampaña electoral ha dejado fuera de juego a Ciudadanos. Los que pretendían presentar su opción como una alternativa capaz de superar al Partido Popular y PSOE, se conforman ahora con ser el elemento dúctil y maleable capaz de pactar a un lado y otro del turnismo tradicional a cambio de “un programa de reformas que frene al populismo de la formación de izquierdas: Unidos Podemos”. Sin embargo, su estrategia para frenar ese supuesto populismo es una disparatada carrera de despropósitos con el único objetivo de lograr notoriedad a cualquier precio, incluso a costa de su credibilidad. Read more »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.2/10 (5 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: -1 (from 1 vote)

Videoblog. El cinismo de Montoro al culpar a las Comunidades por incumplir el tope de déficit

El Estado ha quebrantado en 2015 el objetivo de déficit y Montoro ha culpado a las Comunidades de ser las principales responsables de ello. Cinismo de manual: Montoro fue precisamente quien se lo puso difícil a las comunidades, además de que sabe perfectamente que estas administraciones son las que más han recortado su déficit desde 2010, y con mucha diferencia.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (4 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: -1 (from 1 vote)
www.pdf24.org    Send article as PDF   

¿Insostenibilidad? La de Montoro

Artículo escrito en colaboración con Carlos Sánchez Mato y publicado en eldiario.es el 4 de abril de 2016

El pasado 31 de marzo el gobierno en funciones reconoció que en el año 2015 el conjunto de las administraciones públicas había vuelto a quebrantar –por enésima vez– el objetivo de déficit público impuesto por Bruselas, y en esta ocasión por una cuantía bastante superior a lo previsto. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, culpó a las comunidades autónomas de ser las administraciones que más han incumplido los objetivos de déficit público. Sin embargo, esta declaración integra un argumento enormemente tramposo, ya que fue precisamente el gobierno estatal quien le puso muy difícil a las comunidades respetar el tope de déficit. Es la historia de un fracaso político. Read more »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.4/10 (5 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 2 votes)

Madrid inicia un proyecto para impulsar la Economía Social y Solidaria

El pasado 16 de marzo se celebró en Madrid el Foro de Economía Social y Solidaria que da el pistoletazo de salida al proyecto iniciado por el Ayuntamiento de Madrid para apoyar a las entidades de Economía Social y Solidaria (cooperativas, asociaciones sin ánimo de lucro, etc) cuyo propósito es poner en primer lugar el empleo de calidad, el bienestar social y ecológico, el arraigo territorial y la economía real, y en un segundo lugar la rentabilidad económica propia de las empresas de carácter capitalista puro. Una iniciativa imprescindible para cualquier comunidad que busque mejorar el bienestar económico, social y ecológico de sus ciudadanos y entorno.

Read more »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (5 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)

Ventajas y riesgos de la moneda local que propone crear Barcelona en Comú

Artículo publicado en eldiario.es el 14 de junio de 2015

El equipo de Barcelona en Comú ha propuesto crear una moneda local para Barcelona. Se trata de una valiente y potente medida que dotaría al ayuntamiento de mayor maniobra para realizar políticas públicas al mismo tiempo que se estaría asegurando que la riqueza generada gracias a la circulación de la nueva moneda se quedase en la localidad y no escapase a otras zonas geográficas. Read more »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.0/10 (5 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)

Cómo aplicar el Trabajo Garantizado en ayuntamientos y autonomías

Artículo publicado originalmente en Andalucesdiario.es el 3 de mayo de 2015

La proximidad temporal de las elecciones municipales y autonómicas ha hecho que muchas personas se pregunten si sería posible poner en marcha una política de Trabajo Garantizado (TG) en las administraciones locales y autonómicas. Una pregunta muy pertinente teniendo en cuenta la mayor probabilidad de que en estos comicios determinadas fuerzas políticas transformadoras logren cotas de poder notable en ayuntamientos y comunidades.

Para abordar esta cuestión es importante tener en cuenta que la política económica de Trabajo Garantizado ha sido teorizada para aplicarse desde la administración estatal. A pesar de que la gestión de los nuevos empleos correría a cargo de las administraciones locales, está pensado que sea el Estado quien financie los salarios de los trabajadores garantizados. Esto es así porque el Estado es al fin y al cabo el ente administrativo más potente en términos de captación de recursos fiscales y financieros, de forma que el gasto dedicado a Trabajo Garantizado puede ser el máximo que posibilite la riqueza de la economía en cuestión; y también porque permite compensar algunos desequilibrios económicos que se producen a nivel regional (algunas regiones son más ricas que otras y por lo tanto el potencial de sus políticas de gasto difieren entre sí).

Desgraciadamente la legislación española concede márgenes fiscales muy reducidos a las administraciones locales: desde un ayuntamiento no se pueden crear nuevos impuestos y apenas se pueden modificar las figuras impositivas existentes. En el caso de las comunidades autónomas este margen es mayor, porque tienen autoridad para aprobar nuevos impuestos y modificar sustancialmente los que ya existen. No obstante, las posibilidades para aplicar en condiciones óptimas un Trabajo Garantizado siguen siendo limitadas a nivel autonómico, especialmente en comparación con el ámbito estatal. Y si se quisiese cambiar esta situación y dotar de mayor poder fiscal a estas administraciones, sería necesario hacerlo desde la legislación estatal, de forma que nos volveríamos a encontrar con el mismo problema.

Ahora bien, esto no quiere decir que no existan actualmente fórmulas para incrementar el margen fiscal de los entes locales y autonómicos. La más idónea de todas ellas es la de los créditos fiscales.

Un crédito fiscal es un instrumento que concede el sector público a una empresa o individuo para que pueda pagar sus impuestos con él. Por ejemplo, si una empresa tiene que pagar 100 euros en impuestos y tiene en su poder créditos fiscales por valor de 100 euros o más, podrá saldar la deuda con Hacienda recurriendo a los créditos fiscales. La empresa se deshará de créditos fiscales por valor de 100 euros, y al mismo tiempo eliminará ese compromiso de pago. Esto es algo que se utiliza hoy día fundamentalmente para grandes empresas cuando se las intenta compensar por haber pagado impuestos sobre beneficios siempre que no puedan aprovecharse de esos beneficios. Un ejemplos típico es el de una empresa que utiliza parte de sus beneficios para financiar un plan de pensiones privado a nombre de sus trabajadores: a pesar de pagar impuestos por esos beneficios, en realidad no es la empresa quien saca provecho de los mismos. Frente a esta situación, el Estado le concede créditos fiscales para que pueda pagar menos impuestos en el próximo curso fiscal.

Ahora supongamos que el sector público permite que esos créditos fiscales sean transferibles entre agentes económicos, que sirvan para pagar cualquier tipo de impuesto (no sólo el de sociedades) y que parte del salario de los trabajadores del TG sean pagados con este instrumento. Puesto que todos los agentes económicos tienen que pagar impuestos (IRPF, IVA, Impuestos especiales de tabaco, bebida y carburantes, IBI, Impuesto de Tracción Mecánica, Impuesto de Sucesiones, Impuesto de Actividades Económicas, etc), todos tendrían interés en disponer de créditos fiscales, ya que así podrían saldar sus compromisos tributarios. De esta forma, los trabajadores del TG, podrían comprar bienes y servicios utilizando euros pero también utilizando créditos fiscales. Por ejemplo, un trabajador del TG podría ir a un bar y pagar con créditos fiscales ya que el dueño del bar tiene que pagar impuestos y puede hacerlo con ese nuevo instrumento. Pero es que el propietario del bar también podría pagar a los camareros con esos créditos fiscales, ya que ellos también tienen que saldar deudas con Hacienda.

El resultado evidente es que, aunque no se hayan creado nuevos euros, sí que hay más “dinero” en circulación. Por lo tanto, la generación de créditos fiscales funciona en la práctica como una creación de dinero aunque no sea creación de euros. Esto permite a los ayuntamientos y a las comunidades autónomas (¡también al Estado!) tener mayor margen de maniobra fiscal y crear más puestos de trabajo de TG de los que podría crear sin recurrir a los créditos fiscales.

Este recurso no es nuevo: ha sido utilizado por multitud de gobiernos locales a lo largo y ancho del planeta y en diferentes épocas. La primera experiencia fue la del ayuntamiento de Wörgl (Austria) en 1932. En los trece meses durante los que se utilizaron créditos fiscales, el gobierno local pudo incrementar notablemente en un contexto de intensa recesión económica (Gran Depresión) su gasto público con el objetivo de impulsar la actividad económica. El resultado fue un descenso de la tasa de paro en un 25%. Las siguientes experiencias relevantes las encontramos en España durante la Guerra Civil, de la mano de muchos ayuntamientos republicanos, especialmente Alicante, Alcoy, Pedreguer, Orihuela, Villena y Denia. Los créditos fiscales fueron utilizados para poder aplicar política fiscal en unos años en los que la moneda republicana escaseaba debido al conflicto bélico. Durante la misma época otros ayuntamientos franceses y alemanes recurrieron a los créditos fiscales, siempre con el objetivo de incrementar el margen de la política fiscal.

En años más recientes los créditos fiscales han sido utilizados en multitud de ocasiones por gobiernos locales de los Estados Unidos como San Diego, Oakland, San José y Detroit, y con excelentes resultados a la hora de incrementar la inversión pública en un periodo de insuficiencia financiera (convencional).

Una fórmula de financiación similar a la de los créditos fiscales y que también ha sido frecuentemente utilizada es la de la moneda social. La diferencia más importante que existe entre las dos alternativas es que los créditos fiscales son creados por los gobiernos locales y aceptados por ellos para el pago de impuestos, mientras que las monedas sociales son impulsadas por organizaciones privadas sin ánimo de lucro y no son aceptadas para el pago de impuestos. No obstante, muchas monedas sociales han recibido apoyo explícito de los ayuntamientos locales y también de muchas entidades bancarias. Las monedas sociales más importantes son las de Priem am Chiemsee (Alemania) desde 2003, Bristol (Reino Unido) desde 2012, y Toulouse (Francia) desde 2011. En el último caso, el ayuntamiento paga parte de los subsidios de desempleo en moneda social.

La utilización de créditos fiscales (aunque también de monedas sociales) tiene importantes beneficios que van más allá del aumento del margen fiscal. La virtud más característica es que todo ese nuevo dinero creado en forma de créditos fiscales sólo es válido para el territorio en cuestión. Por ejemplo, no se pueden utilizar créditos fiscales de San Diego para comprar productos de Nueva York, puesto que el neoyorquino no paga sus impuestos en la ciudad californiana y no tiene ningún interés en obtener créditos fiscales de San Diego. En consecuencia, las ventas se producirán localmente, impulsando la actividad económica de la localidad o región correspondiente. Se evita así que ese nuevo dinero creado acabe abandonando el territorio, como ocurre frecuentemente con el dinero oficial. La renta y riqueza derivada del uso de los créditos fiscales se queda en casa. Por otro lado, esta fórmula de financiación permite que el impulso en inversión pública no incremente las compras a otras regiones, evitando así que el saldo comercial empeore. Por último, la propia naturaleza de los créditos fiscales hace inviable que puedan ser utilizados para las finanzas especulativas, ya que este tipo de actividades se producen a nivel global. De esta forma se prioriza la economía real frente a la economía financiera.

Ventajas y precedentes que son más que suficientes para que determinadas fuerzas políticas españolas se atrevan en los ámbitos locales y autonómicos a recurrir a los créditos fiscales para, entre otras cosas, poner en marcha políticas potentes de Trabajo Garantizado.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
PDF24    Send article as PDF