Archivos de Categoría: Fiscalidad

La bajada del IRPF de Ayuso es inútil e injusta

Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)

El fondo europeo de recuperación no es un rescate ni implica hombres de negro

Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)

Registrar déficit público es lo habitual y natural

Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.3/10 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 4 votes)

¿Pagan las grandes empresas multinacionales menos impuestos que el resto de empresas?

Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.0/10 (5 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: -1 (from 1 vote)

¿Por qué las cuentas públicas no son comparables a las de una empresa o familia?

Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.7/10 (6 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 4 votes)

Por qué el impuesto a las grandes fortunas sólo presenta ventajas

Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.7/10 (9 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 4 votes)

Perjuicios económicos y sociales de la cuarentena y cómo contenerlos

Artículo publicado en eldiario.es

 

La mayoría de los países europeos -si no todos- van a estar en cuarentena varias semanas como medio para frenar el contagio del Coronavirus y evitar así la saturación de sus sistemas sanitarios. Se prohíbe a los ciudadanos salir de casa salvo para trabajar, abastecerse de lo básico, o por necesidades de salud o de otro tipo. La mayor parte de los negocios privados tienen prohibido operar, y los pocos que sí pueden hacerlo verán limitada sobremanera su clientela (excepto unos pocos establecimientos como los de alimentación básica, de higiene y farmacias). Esto supondrá un duro golpe a la actividad económica: con la mayoría de empresas cerradas y con los consumidores encerrados en sus casas es imposible que la economía pueda funcionar. Y no hay ninguna receta mágica que pueda solucionar este problema: el daño económico es inevitable.

La pregunta clave ahora es cuánto durará este daño y qué intensidad tendrá. Aunque el impacto va a ser drástico, lo cierto es que responde a un único factor presumiblemente temporal y que además no es de naturaleza económica. En consecuencia, hay motivos para creer que una vez superada esta pandemia el ciclo económico vuelva a su estado anterior, o al menos que se acerque mucho a él. La crisis que vamos a vivir no se parece en nada a la iniciada en 2008: entonces el problema era que la mayoría de agentes económicos estaban sobreendeudados, lo que los obligaba a priorizar el pago de las deudas antes que cualquier otro tipo de gasto e inversión, paralizando y hundiendo así la economía. Ese desendeudamiento tenía necesariamente que durar años porque era lento y porque partía de niveles muy elevados.

Ahora la situación es distinta: el shock económico ha sido originado por un factor puntual, ajeno a la economía y previsiblemente temporal. Cuando las cuarentenas finalicen, las empresas volverán a operar y los consumidores a consumir (tal y como está ocurriendo ya en China), y en principio cabe esperar que se recuperará la senda que la pandemia quebró. Otra cuestión diferente es que este fenómeno -especialmente si las cuarentenas se prolongan muchos meses o si éstas se producen en tiempos distintos a lo largo del planeta- actúe como detonante de otros desequilibrios macroeconómicos que ya existían y sobre los que muchos llevamos tiempo advirtiendo: la enorme burbuja de activos financieros provocada por las políticas ultra expansivas de los bancos centrales. Pero es muy pronto para saber si esto podrá ocurrir y, en principio, no hay muchos motivos para creerlo.

En cualquier caso, los niveles de endeudamiento de los agentes económicos no son tan elevados como en 2008, por lo que es improbable que este hipotético estallido pudiese ser peor que el de hace ya 12 años. También, evidentemente, dependerá de cuánto duren las pandemias: no es lo mismo que se prolonguen sólo durante unas pocas semanas o que lo hagan durante unos cuantos meses.

De lo que sí podemos estar seguros es de que afectará, y mucho, a las cuentas públicas. Téngase en cuenta que casi toda la economía privada se va a detener por completo: los consumidores no van a consumir prácticamente nada durante semanas por lo que muchísimas empresas, autónomos y trabajadores estarán un tiempo sin ingresar nada o prácticamente nada. Se pagará mucho menos por IVA, por beneficios, por IRPF, por impuestos especiales, por tasas, por precios públicos, etc.

Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)

Gastar más para ingresar más: la salvaguarda del Estado del Bienestar en el pacto de Gobierno

Artículo publicado originalmente en Público.es el 2 de enero de 2019

 

En los últimos días se han escuchado algunas voces alertando de que el pacto de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos incluye muchas medidas políticas que aumentan el gasto y muy pocas que aumentan los ingresos, de forma que su materialización empeoraría las cuentas públicas. Un corolario que se deriva de la anterior reflexión (y repetida incluso por personas de izquierdas) es que el Estado debería aumentar sus ingresos públicos para poder cuadrar sus cuentas y permitirse mayores niveles de gasto público, al igual que ocurriría en otros países vecinos donde el Estado del Bienestar es muy superior porque -en teoría- ingresarían más. Pues bien, aunque estos razonamientos puedan parecer intuitivos, en realidad son contrarios a la evidencia empírica y carecen de solidez científica. Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.5/10 (6 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: -1 (from 3 votes)

La privatización de las empresas públicas españolas

Artículo publicado originalmente en La Marea el 23 de marzo de 2019

Aunque ya muchos no se acuerden, España tuvo muchas y potentes empresas públicas que eran utilizadas para lograr determinados objetivos de política económica (facilitar el crédito, proveer distintos bienes y servicios, redistribuir la renta, etc.) al mismo tiempo que contribuían a incrementar los ingresos del sector público, pues buena parte de ellas registraban importantes beneficios.

Durante prácticamente todo el tiempo que va desde el siglo XIX hasta los primeros años de democracia tras la dictadura, la tendencia política por parte de los distintos gobiernos fue la de mantener y fortalecer el cuerpo empresarial público, convencidos de que era condición indispensable para poder alcanzar sus objetivos de política económica así como para asegurar la solidez y poder del Estado. Sin embargo, la incorporación de nuestro país a la Comunidad Europea supuso un importante punto de inflexión en la citada trayectoria. Los principios neoliberales que ya impregnaban fuertemente las instituciones europeas se basaban en la liberalización de prácticamente todos los sectores económicos así como en la reducción del tamaño del sector público en favor del privado. En consecuencia, la integración comunitaria vino de la mano de la liberalización económica y privatización progresiva de las empresas públicas españolas. Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.8/10 (5 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)

Los peligros que conllevan las reformas del Sistema de Seguridad Social

Artículo publicado originalmente en la Revista Lau el 7 de febrero de 2019

El principal objetivo de los sistemas modernos de Seguridad Social es ofrecer protección económica a todas aquellas personas que, debido a diferentes contratiempos (quedar desempleadas, viudas o enfermas, tener una edad avanzada, tener una edad insuficiente y no tener recursos, etc.) no están en condiciones de trabajar y recibir un ingreso por ello. De forma complementaria a este objetivo, los sistemas de Seguridad Social también se encargan de ofrecer asistencia médica a la población. Esos sistemas conforman redes de protección diseñadas y articuladas por el sector público con las cuales se pretende que ninguna persona vulnerable caiga en la más absoluta pobreza o se quede sin atención sanitaria. Antes de la aparición y desarrollo de estos modelos la gente se las tenía que ingeniar para poder salir adelante en caso de que quedaran incapacitados para trabajar y no tuvieran ningún tipo de ingresos. Podemos imaginar el estrés y agobio que sufrían todas aquellas personas que perdían a los familiares que llevaban el sustento a casa, las que tenían un accidente que las incapacitaba para trabajar, las que contraían alguna grave enfermedad que las postraba en la cama, o las que ya estaban muy mayores para poder realizar largas jornadas de trabajo. Puesto que el Estado no les ofrecía ninguna red de seguridad, no les quedaba más remedio que seguir hacia delante recurriendo a ahorros o ayudas de amigos y familiares. Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.5/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 2 votes)