Archivos de Categoría: Medios de comunicación - Paginas 2

2.3 Falacia de la falsa analogía

Desde que se incorporó en la agenda política el aburrido asunto de la reducción del déficit público no hemos parado de ver a gobernantes, economistas y tertulianos recurrir en sus argumentaciones a la famosa falacia de la falsa analogía. Este razonamiento falaz consiste en extraer conclusiones comparando fenómenos similares. Un ejemplo: “aquel planeta es muy parecido a La Tierra, así que debe de haber vida en él”. En realidad que los planetas sean muy similares no nos dice nada acerca de si hay vida o no en alguno de ellos; se trata por lo tanto de un argumento inválido. La falacia en concreto con la que nos están martilleando a través de los medios de comunicación es la siguiente: “si una unidad familiar puede ahorrar más dinero consumiendo menos, el sector público también lo puede hacer”. Aunque el fenómeno sea el mismo (consumir menos), el resultado dependerá de quién sea el sujeto que lo lleve a cabo. El sector público tiene muy poco que ver con una unidad familiar, y esto invalida totalmente ese argumento. Es más, unas pocas nociones de economía le bastan a uno para comprobar que aunque el sector público consuma menos, no tiene por qué ahorrar más.

Una familia cualquiera puede ahorrar más dinero si consume menos, porque esta decisión no afectará a sus ingresos. Si esta unidad familiar obtiene sus ingresos en una tienda de muebles y decide gastar menos dinero en el supermercado, los ingresos permanecerán invariables y el consumo se reducirá. El resultado lógico es que estará ahorrando más dinero que antes.

Pero con el sector público no ocurre igual porque –a diferencia de la unidad familiar– su decisión de consumir menos sí afecta a sus ingresos. Cuando el sector público reduce su consumo lo que está haciendo es pagar menos a los empleados públicos, dar menos dinero a los parados, facilitar menos ayudas a familias con pocos ingresos (en materia de educación, sanidad, prestaciones sociales, investigación…), entregar menos subvenciones a empresas, etc. Y todo ello se traduce finalmente en menor actividad económica porque estos sujetos tendrán ahora menos poder adquisitivo y por lo tanto consumirán e invertirán menos. Puesto que los ingresos del sector público dependen de la actividad económica (a través de los impuestos) el resultado lógico será que el sector público recaudará menos que antes.

Para más inri, la falacia de la falsa analogía también aparece en el caso de los ingresos, y no sólo del consumo. “Si una unidad familiar puede obtener mayor ahorro ingresando más, el sector público también lo puede hacer”. De nuevo, un argumento inválido debido a la diferente naturaleza del sector público con respecto a una unidad familiar.

Una familia cualquiera puede lograr mayor ahorro si, consumiendo lo mismo, trabaja más tiempo para ingresar más dinero. En nuestro ejemplo de la tienda de muebles la decisión de dedicar más horas en el puesto de trabajo conllevará probablemente un aumento de los ingresos. O, si por alguna razón el aumento de ingresos no se materializara en la tienda, algún miembro de la familia siempre podría buscar un nuevo trabajo en otro sitio. Si esta unidad familiar comienza a trabajar más y decide gastar el mismo dinero que antes, los ingresos aumentarán y el consumo permanecerá invariable. El resultado lógico es que estará ahorrando más dinero que antes.

Pero al sector público lograr un aumento de sus ingresos incluso le cuesta más que a la unidad familiar. La única forma de obtener más ingresos es incrementando los impuestos, pero el mero hecho de hacerlo no conlleva necesariamente un aumento de la recaudación. La subida de un impuesto puede tener como consecuencia una reducción del consumo (si aumenta mucho el IVA, u otros impuestos al consumo) o de la inversión (si aumenta mucho el impuesto de sociedades, u otros impuestos a la inversión). Y si el consumo y la inversión disminuyen, la actividad económica será menor y por lo tanto el sector público puede que incluso recaude menos que antes.

Por eso hablamos de la falacia de la falsa analogía: la naturaleza del sector público es muy diferente de la naturaleza de la unidad familiar. Esto hace que para comportamientos similares se obtengan resultados muy diferentes. Es triste e indignante que algo tan sencillo de comprender sea ignorado –consciente o inconscientemente– por aquellas personas que más influyen en la opinión de la mayoría de la población.

Veamos las implicaciones que se derivan de esta mala comprensión de la naturaleza del sector público.

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.8/10 (16 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 6 votes)
www.pdf24.org    Send article as PDF   

¿Somos los andaluces poco productivos?

Artículo publicado en el diario digital Andaluces.es, 28 de mayo de 2013

Es conocido el tópico que nos tacha a los andaluces de vagos, perezosos o improductivos. Parte del juicio se suele basar en explicaciones de carácter climático: los andaluces preferimos no trabajar porque en nuestra tierra tenemos más sol y menos frío, a diferencia de lo que ocurre en otras regiones, y ello supone una excelente invitación a realizar actividades de ocio. Este razonamiento, pobre y trivial de por sí, no tiene ninguna evidencia empírica que lo respalde y, en cualquier caso, entra en abierta contradicción a la hora de explicar por qué hay regiones caracterizadas por un clima agradable que son mucho más ricas que otras con condiciones climáticas menos favorables (ejemplos de ello lo presenta la provincia de Almería frente a la de Ourense; o estados como los de California o Florida frente al estado de Idaho).

Otro de los argumentos esgrimidos por aquellos que repiten el tópico hace referencia a la productividad económica. Suelen decir que los andaluces, debido a que somos más vagos que la mayoría de españoles, tardamos más en hacer las cosas y eso se refleja en peores indicadores de productividad económica. Esta reflexión es más potente que la anterior, pero no deja de ser inconsistente y falaz, lo cual se constata fácilmente una vez se profundiza en el tema. Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 6.2/10 (9 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 3 votes)

No todas las familias españolas se endeudaron; ni lo hicieron al mismo nivel, ni para los mismos propósitos.

En el anterior post comprobamos que el gran problema de endeudamiento que tiene la economía española reside fundamentalmente en el sector privado, y no en el sector público como parece desprenderse de los grandes medios de comunicación. A su vez, observamos que la mayor parte de la deuda privada corresponde a las empresas y no a las familias, y que de esa deuda empresarial española el 95% se le atribuye a las grandes empresas (aquellas con más de 250 trabajadores).

En este post nos centraremos en la otra pieza de la deuda privada: la deuda de las familias. Este endeudamiento se analizará teniendo presente la gran disparidad de renta que existe entre los hogares españoles, con la intención de descubrir si en el comportamiento de estos agentes económicos ha influido la cantidad de renta que poseen. Puesto que el mensaje que se palpa en el ambiente es que “todos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” o que “todos hemos tenido excesos” (y que por lo tanto todos hemos de hacer sacrificios), este análisis pretende revisar la veracidad de esa afirmación. Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.7/10 (55 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +47 (from 49 votes)

Las grandes empresas españolas han vivido por encima de sus posibilidades

Desde los altos círculos de poder, y especialmente a través de los medios de comunicación, se intenta expandir sutilmente la idea de que todos hemos tenido responsabilidad en la gestación y desarrollo de la crisis económica española cuyos efectos impiden hoy día que la actividad económica se recupere. Se nos dice que “todos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, con la intención de generar un sentimiento de culpabilidad que nos predisponga a aceptar los sacrificios que se nos imponen. Según esta visión, puesto que todos hemos cometido excesos, todos debemos pagar ahora un precio por ello. Este mensaje ha tenido un notable éxito en la sociedad española, teniendo como resultado que muchas personas acepten sin rechistar el recorte de derechos sociales y laborales, limitando así el grosor poblacional que se rebela y protesta frente a este tipo de medidas.

El triunfo de este mensaje contrasta con el respaldo argumentativo que le subyace. Y no es para menos: la evidencia empírica y los datos estadísticos no apoyan en absoluto el contenido de esta idea; sino que precisamente lo contradicen. Un simple vistazo a ciertos indicadores económicos de nuestra economía nos revelará una realidad muy diferente a la que nos intentan reflejar: no todos hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, sino que son las grandes empresas y los hogares más ricos los sectores que lo han hecho. Demostrarlo es bastante sencillo y es lo que se abordará en este post y en el siguiente. Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.1/10 (79 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +30 (from 42 votes)

Un vergonzoso e indignante ejemplo de manipulación periodística en las protestas de Grecia

Hoy escribo este post para denunciar lo que a todas luces es una escandalosa forma de manipular la información a través de una noticia periodística. A pesar de estar acostumbrado a leer y escuchar noticias ya filtradas por determinados intereses, en esta ocasión he querido ver uno de los ejemplos más claros y sencillos de esta odiosa práctica periodística.

La noticia en cuestión la he descubierto en la edición digital del domingo 12 de febrero del diario económico “El Economista”. Se puede acceder a la noticia a través de este enlace, aunque para facilitar la lectura la reproduzco literalmente justo abajo:
Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.3/10 (12 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +10 (from 10 votes)

¿Por qué motivo iban a mentir los medios de comunicación?

Normalmente a muchas personas les sorprende bastante la existencia de prensa gratuita, como los periódicos “ADN”, “20 minutos” o “Qué!”. La pregunta que siempre les viene a la cabeza es: ¿cómo es posible que existan empresas que sobreviven cuando regalan el producto que elaboran? ¿De dónde sacan el dinero para pagar el papel que da soporte a la información, para pagar a los escritores, o para contratar repartidores? ¿Acaso tienen pérdidas pero continúan porque es un proyecto altruista?

El origen de esta incertidumbre está en la creencia de que los medios de comunicación funcionan como cualquier otra empresa. Cuando pensamos en el funcionamiento de la compraventa en una empresa solemos imaginar el modelo estándar: existe un vendedor que elabora un producto o servicio y un comprador que a cambio de un precio obtiene ese producto o servicio. Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.8/10 (4 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +5 (from 5 votes)

Manipulación mediática sobre Democracia Real Ya y las acampadas

Tras la manifestación celebrada el 15 de mayo y organizada por el movimiento “Democracia Real Ya” (DRY) los grandes medios de comunicación decidieron darle la cobertura necesaria que merecen este tipo de actos. Apenas unos pocos minutos sirvieron para exponer al público receptor que se habían celebrado manifestaciones en más de 50 ciudades españolas y comentar algún que otro motivo de los que la habían generado; todo esto sin mucho detalle. Habida cuenta de lo acostumbrados que podemos estar al proceder de estos grandes medios, incluso podíamos estar satisfechos porque al menos se había recogido la noticia, cuando lo normal viene siendo que este tipo de actos ni siquiera salgan reflejados en los periódicos o telediarios. Fue todo un gesto simbólico para evitar críticas mayores que se hubiesen dado en el caso de no haber dado una cobertura mínima. Al fin y al cabo era una noticia más entre otras muchas. Una manifestación más, ¿qué importa? Unos pocos minutos en un telediario no van a llamar la atención. Siempre está todo bastante pensado y calculado. Los grandes medios de comunicación saben que tienen un gran poder. Aquellas cosas que aparecen en su boca inmediatamente entran en contacto con la vida de la población destinataria. Aquellas cosas que no aparecen, en cambio, es como si nunca hubiesen existido. De la misma forma, cuanto más minutos se le dedique a un asunto mayor importancia cobrará en la vida de los televidentes, lectores u oyentes; y al contrario. Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)

Sobre Cuba

No puedo dejar de sorprenderme cada vez que escucho hablar sobre Cuba a personas que nunca han buscado información por su cuenta sobre este país y que sólo repiten lo que oyen en la televisión o lo que escuchan por la calle a personas que tampoco se han informado sobre esta isla. Estoy tan acostumbrado a este tipo de discursos tan similares entre sí que he encontrado ciertos factores que se repiten.

El primer rasgo en común que encuentro en todos esos comentarios es una supuesta relación directa entre la pobreza de Cuba y su sistema político y económico. Todos piensan que Cuba es un país pobre porque se rige por un sistema comunista, y nunca se entretienen en buscar otros factores que puedan explicar esta pobreza. Parece que para ellos la relación es directa y única: Cuba es pobre y Cuba es comunista; por lo tanto, el comunismo es el culpable de la pobreza en la isla. Leer más »

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.6/10 (5 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 6 votes)