1.1 Déficit, deuda y prima de riesgo

Cuando se analizan las cuentas públicas de un Estado hay que tener siempre en cuenta que su estructura (no confundir con su funcionamiento, que es radicalmente diferente –como veremos más adelante) es exactamente igual a la de cualquier cuenta económica. Son cuentas similares a las cuentas de las familias, a las de las empresas, o a las de una persona individual. Por un lado están los ingresos, y por otro los gastos. Cuando los ingresos son superiores a los gastos el agente económico en cuestión posee un excedente de dinero. En el caso de los Estados, a ese excedente se le denomina “superávit”. Cuando los ingresos son inferiores a los gastos, entonces falta dinero para suplir los gastos. En los Estados a esta falta de dinero se le denomina “déficit”.

Cuando los ingresos son insuficientes para cubrir los gastos (cuando hay déficit) y necesitan resolver el problema de inmediato, los Estados recurren a vender Deuda Pública (1). Esto sencillamente consiste en emitir títulos (llamados bonos) a nombre de una persona a cambio de que esta persona les preste una determinada cantidad de dinero. A esa persona se le denomina “inversionista”, y mediante este contrato el Estado se compromete a devolverle el dinero dentro de un plazo acordado sumando además un porcentaje del mismo en concepto de intereses. Por ejemplo, un inversionista recibe un título del Estado español en el año 2014 y a cambio le presta 1000 euros a un tipo de interés del 1% con fecha de vencimiento de un año. En 2015 el inversionista devolverá el título y el Estado español le devolverá los 1000 euros más el 1% en concepto de intereses (10 euros), en total: 1010 euros. El inversionista termina con más dinero del que tenía al principio, y de esta forma se lucra.

Para recordar el nombre de las transacciones es útil tener presente lo siguiente. Se dice que el Estado “vende deuda pública” porque el Estado vende unos papelitos (los títulos) a cambio de un préstamo. Se dice que el inversionista o especulador “compra deuda pública” porque compra esos papelitos (los títulos) mediante un préstamo.

Puesto que el Estado recibe un dinero que no es suyo y que más tarde tendrá que devolver, se dice que el Estado se ha endeudado. Emitiendo títulos del Estado (vendiendo deuda pública) el Estado se endeuda. Pero el simple endeudamiento no tiene por qué ser un fenómeno negativo. En realidad, endeudarse no es más que posponer el problema de la falta de dinero. Quizás en el momento actual no hay disponibilidad de fondos, pero puede que sí los haya en un momento futuro. Entonces el endeudamiento se presenta como una herramienta muy útil para superar ese pequeño inconveniente. Es perfectamente posible que una determinada cantidad de deuda pública se mantenga en el tiempo. Es decir, un Estado puede estar endeudado permanentemente, y no hay ningún problema. Mientras la cantidad de intereses a pagar no se dispare, el Estado podrá ir poco a poco devolviendo el dinero que le prestaron al principio, aunque vaya contrayendo nuevas deudas. Las nuevas deudas pasarán a sustituir a las antiguas, que se irán eliminando. De hecho, a lo largo de la historia, todas las cuentas públicas de los Estados han sido casi siempre deficitarias y han tenido que recurrir a emitir deuda pública (2).

Es importante distinguir el concepto de “deuda pública”, y el de “déficit público”. El déficit es, como se ha dicho, la falta de dinero para cubrir los gastos. Para solucionar el déficit de inmediato se recurre a vender deuda pública, que proporciona la cantidad de dinero suficiente para soportar los gastos de ese momento. Una comparación gráfica puede ser de utilidad. Imaginemos una  bañera que tiene una cantidad de agua almacenada. Esa cantidad de agua es la deuda de la economía. Si uno abre el grifo sin quitar el tapón de la bañera, entonces la cantidad de agua en la bañera comenzará a aumentar. El grifo abierto es el déficit público. Mientras haya déficit público (mientras el grifo esté abierto), la cantidad de deuda aumentará (la cantidad de agua en la bañera aumentará). En cambio, cuando uno quita el tapón de la bañera, la cantidad de agua comenzará a reducirse. Quitar el tapón es devolver parte de la deuda. Si el Estado devuelve parte de la deuda (si se quita un poco el tapón de la bañera), la cantidad de deuda se reducirá (la cantidad de agua disminuirá).

En nuestro ejemplo hemos supuesto que el inversionista compra bonos a cambio de un tipo de interés del 1%. Si hubiera conseguido realizar la acción a cambio de un tipo de interés mayor, por ejemplo un 2%, entonces el inversionista obtendría más dinero al final del período establecido (1020 euros en lugar de 1010 euros). A mayor tipo de interés, más pagará el Estado y más cobrará el inversionista. Cada país vende bonos de deuda pública a un tipo de interés diferente. A día de hoy el estado Español se ve obligado a venderla en torno al 3,70 %, el alemán en torno al 1,76%, el griego en torno al 8,05%, etc (3).

La prima de riesgo es la diferencia existente entre el tipo de interés que le piden a cualquier país y el que le piden a Alemania (que es el país de referencia). Por eso la prima de riesgo española en la actualidad ronda los 194 puntos: 3,70% – 1,76% = 1,94% = 194 puntos básicos.

¿Por qué los países tienen diferentes tipos de interés para su tipo de interés? Para dar respuesta a esta pregunta comencemos explorando de qué depende el tipo de interés de los bonos públicos.

 

Notas:

(1)   En realidad, los Estados que pueden emitir su propia moneda (como Estados Unidos, Reino Unido, o España antes de adoptar el euro) no necesitan vender deuda pública para afrontar el exceso de gasto: simplemente pueden “imprimir” más dinero. Abordaremos este asunto más adelante.

(2)   Esto además de ser normal es positivo para la actividad económica porque todo el dinero gastado por el Estado es dinero que acaba en el sector privado (por pura identidad contable).

(3)   Estamos fijándonos en los bonos con plazo de vencimiento a 10 años, que es el tipo de renta fija utilizada para calcular la prima de riesgo. A fecha 18 de enero de 2014.

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (4 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
1.1 Déficit, deuda y prima de riesgo , 10.0 out of 10 based on 4 ratings
Be Sociable, Share!
PDF24    Send article as PDF