Deflación

En colaboración con Carlos Martínez y publicado en Fundación Europa de los Ciudadanos

Para leer el documento completo pinchar aquí

La deflación es el término utilizado para referirse a un descenso generalizado y prolongado de los precios. Es decir, es exactamente lo contrario a la inflación.

En la actualidad en España los precios llevan tres meses cayendo de forma generalizada, y en la Eurozona existe una amenaza muy seria de que ocurra exactamente lo mismo. En realidad unos meses de reducida deflación no son muy preocupantes, pero existe el riesgo de que esta situación se prolongue y ocasione importantes daños económicos.

La aparición de la deflación es la consecuencia de que las economías entren en una recesión en la que las familias y empresas no consumen ni invierten lo suficiente para mantener los beneficios empresariales (lo que no quiere decir que toda recesión económica tenga como resultado un proceso de deflación). Los pocos episodios de importante deflación que han existido a lo largo de la historia (1873-1896 y 1929-1932 en los países desarrollados; y desde 1990 hasta la actualidad en Japón) han sido provocados por una necesidad imperiosa de los empresarios por evitar la caída de las ventas frente a una insuficiente capacidad adquisitiva de la población.

Lo paradójico del asunto es que aunque la deflación sea resultado de una recesión, también se suele convertir en causa de la misma. Es decir, una vez que aparece la deflación, se puede originar un círculo vicioso por el cual a mayor deflación, mayor recesión y a mayor recesión, mayor deflación. En un período de intensa deflación las ventas se retrasan, obtener dinero es más difícil, las deudas se hacen más pesadas, se venden activos reales y financieros de forma rápida y desordenada, etc. Es por esto que el fenómeno de la deflación es tan perjudicial para la economía, aunque a primera vista nos parezca que es muy positivo para el consumidor.

En España la amenaza de seria deflación se debe fundamentalmente al sobreendeudamiento privado, a las políticas de austeridad y a la reducción salarial, puesto que todo ello deprime la capacidad adquisitiva de la población y por lo tanto obliga a los vendedores a reducir los precios de sus productos para atraer al cliente.

En Europa están preocupados por el advenimiento de la deflación pero la única forma que contemplan para combatirla es mejorar la capacidad adquisitiva de la población a través del fomento del crédito. Sin embargo, esta estrategia no les está funcionando en absoluto debido al elevado endeudamiento privado, a las malas expectativas de futuro, a la falta de confianza en los prestatarios, etc. Una forma mucho más útil y eficaz para aumentar la renta de la población y así ahuyentar la deflación consiste en aplicar políticas encaminadas a aumentar el empleo y los salarios, así como incrementando el gasto público (sueldos, pensiones, prestaciones sociales, educación y sanidad públicas, etc) y reduciendo los impuestos más regresivos (como el IVA).

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
Deflación, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Be Sociable, Share!
www.pdf24.org    Send article as PDF