1.3 Mercado primario y secundario

Retomamos nuestro hilo argumental. Ya analizamos cómo funciona una subasta de títulos públicos y de qué forma se fijan los tipos de interés en las mismas. Como ya adelantamos, después de que estos títulos públicos “nazcan”, pueden cambiar muchísimas veces de mano hasta que terminen “muriendo”. Para entender este asunto es necesario distinguir entre un mercado primario y otro secundario.

Un mercado es un lugar físico o virtual en que se llevan a cabos transacciones. Dependiendo del tipo de mercancías que se compren y vendan el mercado recibe un nombre u otro. Por ejemplo, si se compran y venden frutas decimos que es un mercado de frutas. Si se compran y venden títulos financieros (como títulos de deuda pública) entonces lo llamamos mercado financiero. Es a éste último al que vamos a hacer referencia, distinguiendo entre un mercado financiero primario y otro secundario.

Un mercado financiero primario es aquel mercado en el que nacen o se emiten los títulos financieros por primera vez. En el caso de la deuda pública es cuando el Tesoro emite por primera vez deuda pública (crea un papelito que cuesta X € cuya posesión implica el derecho a cobrar esa cantidad más unos intereses añadidos pasado un tiempo determinado).

El mercado financiero secundario es aquel mercado en el que se negocian los títulos que han sido previamente emitidos. Por ejemplo, si Alberto compra un título de deuda pública al Tesoro (el papelito que creó el Tesoro), tiene que mantenerlo en propiedad hasta que se cumpla el plazo en el que el Tesoro le devolverá el dinero. Pero Alberto puede esperar o puede negociar con ese título, por ejemplo, vendiéndoselo a María por un precio. Entonces María pasaría a ser la propietaria del título y por lo tanto el Tesoro le tendría que pagar a ella cuando se cumpliese el plazo establecido. A su vez, y antes de que llegara el día de cobro, María también podría venderlo a otra persona, y así sucesivamente. Cuando llegue el día fijado para devolver el dinero, el Tesoro se lo devolverá a la persona que en ese momento tenga en propiedad el título de deuda pública. La ventaja de venderlo antes de que llegue el día de cobro es que se obtiene dinero líquido (contante y sonante) mucho antes, aunque se gane menos dinero en total. Todas estas operaciones que negocian con títulos ya emitidos tienen lugar en el mercado secundario.

Los tipos de interés de los títulos públicos en el mercado secundario se fijan de la misma forma que en el mercado primario: a través de la demanda y la oferta. Cuantos más inversionistas quieran comprar bonos de un país determinado en el mercado secundario, menor será su tipo de interés y menor será por lo tanto su prima de riesgo. Y al revés: cuantos más inversionistas quieran vender bonos de un país determinado en el mercado secundario, mayor será su tipo de interés y mayor será por lo tanto su prima de riesgo. La prima de riesgo, de hecho, se fija en el mercado secundario, no en el mercado primario. Sin embargo, ambos mercados están interrelacionados. Cuando el Estado español va a emitir nuevos títulos de deuda pública en el mercado primario, los inversionistas demandarán más o menos cantidad dependiendo del tipo de interés que tengan esos títulos en el mercado secundario. El mercado secundario funciona como guía para los inversionistas a la hora de acudir al mercado primario.

Pero, ¿por qué los bonos de unos países son más deseados (y por lo tanto más demandados) que los de otros países? Es el asunto que trataremos enseguida.

 

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.2/10 (13 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +7 (from 7 votes)
1.3 Mercado primario y secundario, 8.2 out of 10 based on 13 ratings
Be Sociable, Share!
PDF Creator    Send article as PDF