1.6.1 Ejemplos históricos que revelan el poder de los especuladores financieros

Muchos economistas afirman que los especuladores financieros son los espejos de la realidad financiera de los países. Que lo único que hacen es actuar en el mercado financiero en función de lo que ocurra en el mismo. Se dice que si los especuladores pierden la confianza en un país cualquiera, es porque ese país ha empezado a presentar problemas económicos. De la misma forma, si los especuladores confían en un país cualquiera, es porque ese país lo está haciendo bien. De estas premisas se deduce que si los especuladores retiran su dinero de los países –o comienzan a poner más dificultades– es debido a que esos países están cometiendo errores. Por ejemplo, estos economistas sostienen que los países denominados PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España por sus siglas en inglés) han de pagar la deuda pública más cara porque han cometido o están cometiendo errores de política económica. Por lo tanto, si quieren ganarse la confianza de los especuladores tendrán que hacer esfuerzos por corregir esos errores.

Esta idea está basada en que los especuladores (o los técnicos que trabajan para ellos) son personas conocedoras del mercado financiero y también de las particularidades de los países, y que actúan motivados por sus cálculos económicos a través de los cuales pueden saber en mayor o menor medida qué países van a empezar a presentar problemas y cuáles no. Estas personas serían unas máquinas de cálculo que basarían sus decisiones exclusivamente en estos cómputos neutros y rigurosos, dejando aparte cualquier otra motivación subjetiva. Si a través de sus indicadores económicos comprobasen que un país tiene problemas, los especuladores perderían la confianza en él, y viceversa. La especulación sería así una consecuencia de la nefasta dinámica económica de los países.

Sin embargo, esta idea que sostienen estos economistas –y tantas otras personas que han absorbido su mensaje– es falsa. Si bien es cierto que los agentes dedicados a la especulación son personas preparadas y tienen en su poder estimaciones concretas y más o menos fiables de los países, sus operaciones se deben fundamentalmente a una serie de razones bastante ajenas a la situación económica real. Su objetivo principal es obtener beneficios mediante las operaciones financieras, y para conseguirlo no tienen por qué limitarse exclusivamente a observar la evolución económica de los países. Los especuladores pueden atacar a un país económicamente sólido, y obtener beneficios. Es más, como contrapartida puede que ese movimiento provoque dificultades económicas a ese país fuerte. La especulación financiera no tiene por qué ser la consecuencia de que un país tenga problemas económicos, sino que puede ser la misma causa.

Para entender por qué las operaciones especulativas pueden dejar de lado la real situación económica de los países hay que tener en cuenta el enorme poder que poseen. Un solo especulador no tiene ninguna influencia en el mercado (salvo contadas excepciones), pero si una notable cantidad de inversionistas operan en el mercado en un mismo sentido, la influencia ejercida puede cambiar el curso de los acontecimientos. Por ello, si cuantioso flujos especulativos coinciden ejerciendo presión sobre un país el  resultado le puede poner entre las cuerdas, y muy poco importará si la política económica seguida por el país ha sido impecable o un desastre durante los últimos años.

Unos pocos ejemplos históricos arrojarán más luz sobre esta cuestión:

  • En 1992, el especulador George Soros empleó su enorme potencial financiero para especular contra la libra esterlina del Reino Unido. A pesar de que el país tenía una economía vigorosa aparentemente invulnerable a cualquier ataque financiero, tras varias embestidas especulativas el banco central inglés tuvo que rendirse y dejar caer el valor de la libra esterlina un 25% con respecto al dólar estadounidense. George Soros ganó mil millones de dólares, y el Banco de Inglaterra perdió 3,4 billones de libras esterlinas.
  • En 1994, estalló una crisis financiera de notable envergadura en México, conocida como “crisis tequila”. El país había cometido errores graves de política económica que le habían empujado a la crisis, pero no había sido así en Argentina, que se vio gravemente contagiada sin haber cometido errores económicos notables. Nadie podía entender por qué Argentina, situada en el otro extremo de Latinoamérica y la cual mantenía flujos comerciales muy reducidos con México, se había visto tan perjudicada por la crisis mexicana. La respuesta a este interrogante se encuentra en el proceder de los especuladores financieros, que preocupados por las noticias que llegaban de México, empezaron a retirar fondos invertidos de todos los países latinoamericanos y especialmente de Argentina, sin pararse a pensar en que no todos los países de la región eran iguales. Argentina entró en crisis sin haber cometido errores importantes; lo hizo simplemente debido a la acción conjunta de unos especuladores financieros asustados (fundamentalmente estadounidenses) que no tenían grandes nociones de geografía económica.
  • En 1997, Tailandia entró en una profunda crisis económica producida por la mala gestión del gobierno, por un endeudamiento sobredimensionado, y por numerosos proyectos de inversión que no llegaron a buen puerto. Inmediatamente después, países como Corea del Sur, Indonesia y Malasia se vieron peligrosamente contagiados sin haber tenido apenas relación con los problemas económicos de Tailandia. De nuevo, la responsabilidad la tenían los especuladores financieros, que habían invertido conjuntamente en los países del sudeste asiático a través de “fondos del mercado emergente”, por lo que cuando los malas noticias venían de Tailandia, el dinero salía de estos fondos y por lo tanto de todos los países de la región. Economías que se habían mostrado bastante sólidas se derrumbaban simplemente por el efecto conjunto y demoledor de los especuladores financieros.

Éstos son sólo tres de los innumerables ejemplos que se pueden encontrar a lo largo de toda la historia económica y que dejan al descubierto el descomunal poder de los flujos financieros, por un lado; y la débil relación entre economía sana y ausencia de problemas especulativos, por el otro. El proceder de los especuladores financieros no es simplemente el reflejo de la buena o mala situación económica de los países, como nos quieren hacer ver. El proceder de los especuladores financieros responde más bien a un comportamiento propio de depredadores que atacan y abandonan a países con la única intención de ganar beneficios, y sin importar si con ello dejan a sus víctimas en una situación económica desastrosa o no.

Así las cosas, es importante analizar el actual problema de deuda pública de los países europeos no sólo como un resultado de la mala gestión de los países afectados, sino también prestando atención a la intervención vandálica y despiadada de los especuladores financieros, que sin ningún tipo de pudor atacan a los países que consideren más vulnerables con la única intención de obtener ganancias a costa del empobrecimiento de la mayoría de la población vía recortes de gasto público y derechos sociales.

Ya hemos analizado en qué consiste la especulación y cómo se lleva a cabo de la mano de los especuladores financieros, así como las terribles consecuencias de estos movimientos. Ahora abordaremos algunas fórmulas que existen para poner fin a la especulación.

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (13 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +11 (from 11 votes)
1.6.1 Ejemplos históricos que revelan el poder de los especuladores financieros , 9.0 out of 10 based on 13 ratings
Be Sociable, Share!
en.pdf24.org    Send article as PDF