Inversiones extranjeras: un caso ejemplar de sesgo informativo

Artículo escrito en La Marea el 22 de septiembre de 2016

El pasado martes 20 de septiembre el Ministerio de Economía y Competitividad publicó los datos deInversiones Extranjeras Directas (IED) correspondientes al segundo trimestre de 2016. En menos de 24 horas han aparecido numerosas noticias en la prensa que dan cuenta de estos datos. Sin embargo, llama la atención que la interpretación de esos datos objetivos varía (y mucho) en función del emisor, llegando a encontrar el público hasta lecturas diametralmente opuestas entre sí. En este artículo recopilamos los ejemplos más característicos.

Captura de pantalla 2016-09-23 a las 12.23.12

Antes de ello es necesario hacer dos puntualizaciones importantes para entender a qué se debe esta facilidad para torturar los datos hasta que digan lo que uno quiere oír. Las IED son extremadamente volátiles y responden fundamentalmente a las estrategias empresariales de los agentes compradores, sin que las actuaciones políticas influyan mucho en las mismas, por lo que ni siquiera un hipotético gobierno estatal o regional dedicado exclusivamente a acabar con las IED podría conseguirlo fácilmente, y mucho menos a corto plazo. Además, las IED no son inmediatas; tardan tiempo en ejecutarse, de forma que es muy difícil atribuir la responsabilidad de las mismas a una actuación política determinada y puntual.

Los volúmenes de dinero manejados difieren mucho dependiendo de cada operación inversora. No se mueve el mismo dinero cuando un inversor extranjero compra acciones de una pequeña empresa que cuando lo hace con una gran empresa, evidentemente. Por ejemplo, solamente la compra deImperial sobre Altadis en 2008 (valorada en 12.600 millones de euros) supuso más volumen de IED que todas las inversiones registradas en cualquier otro año. Estas grandes operaciones ocurren de forma irregular y cuando lo hacen distorsionan sobremanera los datos de IED, que en absoluto reflejan un flujo constante o regular de inversiones.

Precisamente por ello, en algunos trimestres coincide que hay mucha recepción de IED, y en otros coincide que hay menos, y eso no es indicativo de que el gobierno correspondiente lo esté haciendo mejor o peor. En consecuencia, tiene el mismo sentido comparar los datos de un trimestre (o de varios) con los del trimestre anterior, que compararlos con los del mismo trimestre del año anterior: ninguno. Cada trimestre es un mundo y la comparación con otros periodos no nos dice prácticamente nada. Por eso el que interprete los datos elegirá los periodos de recepción de IED que más le convenga a sus intereses.

Dicho esto, veamos los ejemplos.

El Economista culpa de la menor recepción en IED a la inestabilidad política a nivel estatal: “La inversión extranjera cede un 29% por efecto de la inestabilidad política”. Además, el autor se anima a meter un nombre por ahí en medio a ver si al lector le da por asociarlo al supuesto problema: “(…) en un periodo marcado por la derrota del socialista Pedro Sánchez en la investidura”.

En cambio, El País afirma exactamente lo contrario: “Por más que en un primer momento dé esa impresión, la incertidumbre política no parece perjudicar la entrada de inversores foráneos”. El autor de la noticia da en la clave del asunto: “En realidad, la caída de un año para otro obedece a un efecto estadístico al comparar con un primer semestre de 2015”. El problema es que no parece advertir que nadie obliga a comparar esos datos con un año excepcionalmente alto aunque sea el inmediatamente anterior, precisamente porque es algo totalmente absurdo.

Cinco Días también se muestra prudente con los datos, aunque no escapa a señalar la inestabilidad política como posible causante de la menor recepción en IED. Al menos explica que “Estas cifras, sin embargo, deben ser tomadas con cautela, toda vez que los flujos de inversión no se concentran en un período concreto y pueden variar mucho con el paso del tiempo, con grandes operaciones de entrada o salida en cualquier mes del año”.

Por su parte, ABC y La Razón ignoran el ámbito estatal y se centran en la Comunidad de Madrid con el mismo titular: “La Comunidad atrae el 51% de la inversión extranjera de España el primer semestre del año”, destacando que fue la región de España que más IED recibió, lanzando un claro guiño a la gestión de la presidenta, Cristina Cifuentes (que aparece en la foto de la noticia de La Razón). ¿Será casualidad que el titular coincida con el mensaje publicado horas antes por la Comunidad de Madrid? Parece que el PP de Madrid ha olvidado comentar que la región de Madrid siempre ha sido la líder en recepción de inversiones pero que lo suele ser en un nivel bastante superior al que se señala en su comunicado y en las noticias. De hecho, como los datos de IED del segundo trimestre (los recién publicados) son los más bajos de los últimos años (Madrid ha acaparado sólo el 34% de todas las inversiones en España), el creador de este mensaje decidió agruparlas con las del primer trimestre para ofrecer un dato mucho más digno: 51%; que aún así está en la franja baja de lo que siempre suele recibir la Comunidad de Madrid: entre el 40% y el 90% de todas las inversiones.

Por su parte, Vozpópuli prefiere mirar a Cataluña y culpar al independentismo de la caída de la IED: “El independentismo ahuyenta la inversión extranjera: se desploma un 60% desde que gobierna Puigdemont”. Sin embargo, al propio autor le debió dar vergüenza ser tan maniqueo y en el cuerpo de la noticia iba aportando información –eso sí, de forma disimulada– que echaba por tierra su titular: “Aunque ha bajado en muchas regiones” (…) “Queda muy lejos de los casi 2.000 millones que se invirtieron en el segundo trimestre de 2015. Si bien es cierto que la cifra del segundo trimestre del año pasado fue excepcionalmente alta”. La típica estrategia del manipulador: comparo las IED del periodo que me da la gana con las de periodo más exitoso, y si eso lo reconozco un poco por encima para no ser tan descarado. Ah, y ya que estoy señalo por lo bajini que la caída de las IED ha sido generalizada y no sólo una cosa de Cataluña. Pero el titular, que es lo que más se ve, no lo cambio ni de broma.

En esta misma aventura no podía faltar Libremercado, con el titular “El separatismo hace estragos: Cataluña pierde el 60% de las inversiones extranjeras”, que se supera comparando los datos del Ministerio con los que ofrece una asociación a favor de las libertades para que el popurrí permita mayor libertad a la hora de interpretar los datos a su manera. Lo mejor de todo es que el autor hace hincapié en que España, a diferencia de Cataluña, mejora la recepción de IED en los seis primeros meses de 2016, cuando el resto de noticias señalan exactamente lo contrario porque es lo que indican los datos del Ministerio.

En fin, como se puede ver, el tema de las inversiones extranjeras es un caso ejemplar de cómo cada medio interpreta a su manera una información objetiva con el objetivo de transmitir lo que más le convenga.

Nota: La recepción de IED no tiene por qué ser una noticia positiva. Puede no provocar ninguna mejora en empleo, renta, riqueza y bienestar (por ejemplo, cuando una empresa cambia simplemente de manos), o puede incluso suponer retrocesos en tales ámbitos (por ejemplo, cuando la nueva compra viene aparejada de cambios estructurales en la empresa como despidos de plantilla).

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.0/10 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 2 votes)
Inversiones extranjeras: un caso ejemplar de sesgo informativo, 7.0 out of 10 based on 3 ratings
Be Sociable, Share!
en.pdf24.org    Send article as PDF