La Hucha de las pensiones no sirve para nada

En un vídeo anterior muchas personas se sorprendieron porque comenté que la hucha de las pensiones (llamada oficialmente Fondo de Reserva de la Seguridad Social) era un instrumento inútil para garantizar las pensiones. En este vídeo voy a explicar por qué pienso eso. La hucha de las pensiones fue creada en el año 2000 a instancias de lo acordado en el Pacto de Toledo de 1995. El objetivo era ir apartando el dinero que le sobraba a la Seguridad Social durante los años de bonanza económica para poder utilizarlo durante los años de crisis.

Recordemos que la Seguridad Social es una especie de cuenta del Estado que está aparte de los Presupuestos Generales del Estado, que se financia fundamentalmente con cotizaciones sociales y que paga mayoritariamente pensiones. La idea del Pacto de Toledo era que, si los ingresos eran superiores a los gastos, el dinero sobrante se apartaba a la hucha de las pensiones. Y así de forma continua durante todos los años. De esta forma, durante los años de crecimiento económico, entre 2000 y 2010, la Seguridad Social tuvo superávit y todo ese dinero se fue apartando en la hucha de las pensiones, incrementando así su volumen. Pero a partir de 2010, con la crisis y sobre todo con los recortes aplicados, la Seguridad Social entró en déficit y la hucha de pensiones, en vez de seguir llenándose, se fue vaciando para poder pagar las pensiones extraordinarias. El resultado es que, en la actualidad, apenas hay dinero en la hucha de las pensiones.

Muchos se llevaron las manos a la cabeza por esto. ¡Están vaciando la hucha de las pensiones! ¡No va a haber dinero para pagar a nuestros mayores! ¡Es la ruina del sistema! Y otras falsedades varias que llenaban todos los titulares. Pero la realidad era que la hucha de las pensiones se pensó precisamente para eso: para ser utilizada en época de vacas flacas. Por lo tanto, la hucha estaba cumpliendo su función y no había motivos para quejarse.

Es importante tener en cuenta que antes del año 2000 no había hucha de las pensiones y las pensiones se pagaban sin problemas, incluso con déficit en la Seguridad Social, y no pasaba nada. Cuando la Seguridad Social tenía menos ingresos que gastos, esta brecha se rellenaba con créditos o transferencias provenientes de los Presupuestos Generales, que recuerdo que es la otra “cuenta” del Estado. Vamos, que el Estado pasaba el dinero de un bolsillo a otro bolsillo. Y esto es lo que está ocurriendo también ahora que la hucha está prácticamente vacía. Y no pasa nada. Porque el otro bolsillo puede obtener financiación siempre que quiera. Lo puede hacer a través de figuras tributarias y/o de endeudamiento. Por si alguien anda despistado, recuerdo que más allá de que lo normal en los países es tener déficit público, en la actualidad la prima de riesgo está totalmente controlada, e incluso los Estados ganan dinero por endeudarse. No hay ningún tipo de problema de financiación en ningún gasto público y por lo tanto tampoco en las pensiones.

Por lo tanto, aquí está la prueba histórica de que la hucha de las pensiones no es necesaria para que el sistema público de pensiones funcione. Pero es que no sólo no es necesaria, sino que además es algo totalmente inútil. ¿Por qué digo esto? Pues porque todo el dinero que nutre la hucha no se queda quieto, sino que es invertido en bonos públicos de varios países, incluido el nuestro. Así que fijaos en lo absurdo de este movimiento. El dinero proveniente de las cotizaciones sociales que no se utiliza para pagar pensiones se aparta en una hucha que luego utilizará ese dinero para financiar los presupuestos generales del Estado español y los de otros Estados.

¡Es totalmente absurdo! Esto es como pasarse el dinero de un bolsillo a otro, y luego de ese bolsillo al primero. Y algunos se piensan que están haciendo magia, pero no, lo único que están haciendo es el tonto.

Si la hucha carece de sentido, ¿por qué tanto empeño en defenderla, que incluso se mantiene en el nuevo Pacto de Toledo? Pues básicamente porque muchos de nuestros gobernantes tienen una mala comprensión del funcionamiento de las finanzas públicas por culpa de los planteamientos económicos convencionales. Algunos todavía creen erróneamente que las finanzas del Estado son como las de una empresa o familia, y que tienen que guardar dinero cuando les sobra para cuando les falte. Pero los Estados no funcionan así ni mucho menos, como expliqué en un vídeo anterior. Los Estados pueden “sacar dinero” cuando quieran, a través de impuestos, endeudamiento o incluso creándolo, no necesitan tenerlo guardado en ningún sitio ni ninguna hucha.

Por otro lado, este malentendido también está alimentado por el hecho de tener dos cuentas en el Estado: la Seguridad Social y los Presupuestos Generales del Estado. Si las dos cuentas se fusionasen, como ocurre en otros países, entonces a nadie se le ocurriría estas cosas de pasarse el dinero de un bolsillo al otro, porque sólo habría un bolsillo. Habría menos confusiones y menos quebraderos de cabeza.

En fin, esperemos que poco a poco toda esta gente vaya comprendiendo por fin cómo funcionan verdaderamente las cuentas públicas y abandonen de una vez por toda la inútil idea de la hucha de las pensiones. De esta forma habría menos confusión y menos miedo en torno a la sostenibilidad de las pensiones.

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
La Hucha de las pensiones no sirve para nada, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Be Sociable, Share!
www.pdf24.org    Send article as PDF