¿Los autónomos de España pagan muchas cotizaciones sociales?

Cuando se habla de las cotizaciones sociales que pagan los autónomos siempre hay gente que compara lo que se paga en España con lo que se paga en otros países, concluyendo normalmente que en España se paga bastante más y que eso es una vergüenza. Pero lo cierto es que la vergüenza es realizar ese tipo de comparación sin más, porque implica darle una tremenda patada al rigor que conduce a extraer conclusiones muy precipitadas y totalmente erróneas. Así que ojo porque tú mismo podrías haber caído en ese error. Vamos a ver si ha sido así.

Comencemos recordando que en los sistemas tributarios desarrollados suele haber dos tipos diferentes de ingresos públicos: los impuestos y las cotizaciones sociales. Los primeros suelen afectar a cualquier ámbito de la economía y están pensados para cubrir prácticamente cualquier tipo de gasto público. En cambio, las cotizaciones sociales sólo se pagan en el ámbito laboral y están pensadas para cubrir las prestaciones sociales que cobrarán los trabajadores o sus familiares cuando estos no puedan trabajar, ya sea porque han quedado desempleados, porque han tenido algún accidente, porque han superado la edad de jubilación, porque han enfermado o porque tienen que cuidar a sus hijos (Ballester 2016; Pérez 2020). Pero eso es sólo en principio, porque luego cada país puede darle muy poca importancia a las cotizaciones sociales y otorgar muchas prestaciones sociales a cargo de los impuestos, ya sea parcialmente o en su totalidad. Por ejemplo, en España para la sanidad pública se utilizan exclusivamente los impuestos, pero en otros países como Alemania se utilizan mucho las cotizaciones sociales. En cambio, para las pensiones públicas España utiliza prácticamente en exclusividad las cotizaciones sociales, mientras que en otros países como Dinamarca se recurre mucho a los impuestos.

Estas combinaciones se dan también en la protección social de los trabajadores autónomos, que recordemos son aquellos que no son asalariados sino que trabajan por cuenta propia: cada Estado le da una importancia diferente a los ingresos impositivos y a las cotizaciones sociales, de forma que en cada país encontramos sistemas muy distintos a los de sus vecinos. Por ejemplo, cuando un autónomo tiene un accidente y se incapacita laboralmente, pasa a cobrar una prestación social. Pues dependiendo del país en el que esté esa prestación dependerá de lo que ese autónomo cotizó en su momento o de los impuestos que tanto él como el resto de la población paga, o de una combinación de ambas cosas. Las múltiples combinaciones que existen provocan que no se puedan hacer comparaciones directas entre países, porque puede ocurrir que en un país los autónomos paguen muchas más cotizaciones que los de otro país, pero también muchos menos impuestos. O puede ocurrir que paguen muchas más cotizaciones sociales pero que tengan también muchas más prestaciones sociales cuando dejen de trabajar. La casuística es muy amplia y eso impide realizar comparaciones directas.

Aunque la Unión Europea lleva tiempo legislando y empujando para que sus países miembros tengan unos sistemas de protección social lo más homogéneos posibles, lo cierto es que todavía existen diferencias abismales (Consejo Europeo 1992; 2019; Parlamento Europeo 2016).

Hay fundamentalmente dos tipos de diferencias: una es en cuanto a los derechos que tienen los autónomos cuando dejan de trabajar, y otra en cuanto a la proporción de cotizaciones e impuestos que pagan los autónomos. Empecemos comentando la primera.

España es uno de los países que más protege a los autónomos en materia de cobertura de riesgos, sólo equiparado por Luxemburgo. Por ejemplo, los autónomos españoles, si quieren, pueden cobrar desempleo si echan el cierre, algo que no ocurre en países como Alemania, Francia, Bélgica, Grecia, Bulgaria, Estonia o Chipre, entre otros. En España la prestación por desempleo es voluntaria, como en Dinamarca, Austria, Rumanía o Irlanda, aunque es obligatoria en Finlandia, Suecia y Portugal (López 2020; Unión Europea 2022).

Otro ejemplo, el sistema español es muy generoso con los autónomos si tienen algún accidente y quedan incapacitados temporalmente. En países como Alemania, Suiza, Países Bajos, Italia o Grecia esta prestación no está cubierta por la cuota básica, sino que los autónomos tienen que cotizar más voluntariamente si quieren disfrutar de ella (López 2020; Unión europea 2022).

Por último, para cobrar la pensión de jubilación los autónomos españoles necesitan menos requisitos que los autónomos de los países más avanzados de Europa, aunque son similares a los de la media europea (López 2020; Unión europea 2022).

En cuanto a la proporción de cotizaciones e impuestos pagados, existen también muchas diferencias.

Por ejemplo, en España se pagan siempre cuotas mensuales, que en la actualidad van desde un mínimo de 293 euros hasta un máximo de 1.266, pudiendo elegir el autónomo cuál paga. En cambio, en países como Suecia, Dinamarca, Bélgica, Italia, Austria, Irlanda, Luxemburgo, Lituania, Letonia, Eslovenia, Chipre o Malta los autónomos no pagan ninguna cuota, pero eso sí, pagan impuestos en función de sus ingresos o ganancias. En Dinamarca y en Bélgica pagan entre un 25% y un 50% de impuestos, lo que les brinda bastante cobertura de riesgos, incluyendo la de desempleo aunque de forma voluntaria (Comisión Europea 2021; Denmark; Belgium). En Italia pagan entre un 20 y 30% de las ganancias, no de los ingresos (Comisión Europea 2021; Italy). En Letonia los impuestos van desde el 9% al 24% (Comisión Europea 2021; Latvia). En Irlanda pagan el 5% de sus ingresos pero a diferencia de los españoles no tienen prestación por desempleo (Comisión Europea 2021; Ireland).

Por otro lado, hay países en los que tampoco se paga ninguna cuota al mes, aunque se pagan cuotas de entrada y luego impuestos en función de los ingresos. Esto pasa en Croacia (500 euros), donde pagan el 20% de los ingresos; Rumanía (100 euros), Estonia, (100 euros), Grecia (50 euros), Eslovaquia (50 euros) y República Checa (40 euros).

Por último, hay países en los que sí hay cuotas mensuales, y suelen ser más bajas que las de España pero ofrecen menos cobertura y derechos. En los Países Bajos la cuota es de 50 euros al año, pero si los autónomos quieren tener acceso a la sanidad y cobertura por invalidez, necesitan contratar obligatoriamente un seguro sanitario de 100 euros al mes (Comisión Europea 2021; Netherlands). En Alemania se paga una cuota de 140 euros al mes sólo si se ingresa más de 1.700 euros, aunque tampoco incluye cobertura por enfermedad ni por vejez (Comisión Europea 2021; Germany). Algo similar ocurre en Austria. En Francia no hay cuota durante el primer año, y a partir del segundo se paga en función del tipo de negocio y del volumen de facturación, aunque no incluye cobertura por el cese de actividad ni por accidente laboral, y tienen que pagar hasta un 40% del gasto sanitario público en el que incurran (Comisión Europea 2021; France). En Portugal hay un sistema similar al español en el que se pueden elegir entre distintas bases de cotización, en función de las cuales la cuota variará entre los 124 euros y los 1.489 euros mensuales, aunque con algunos menos derechos que los autónomos españoles (Comisión Europea 2021; Portugal). Por último, en Polonia la cuota mensual es de 200 euros y además al final del año se calculan los impuestos a pagar en función de los ingresos.

En fin, como se puede ver la casuística es tremenda y arroja muchísimos casos muy diferentes entre sí, lo que impide la comparación directa mirando únicamente lo que se paga en cotizaciones sociales. Porque sí, en España los autónomos pagan más cotizaciones que en la mayoría de países de su entorno, pero es básicamente porque no pagan impuestos extra y también porque tienen mejores prestaciones sociales. En otros países pagan menos cotizaciones pero más impuestos, y en cualquier caso no gozan de tantos derechos sociales, con la excepción de Luxemburgo.

Todo esto no quiere decir que el sistema español sea mejor o preferible a los demás, yo de hecho soy muy crítico con él; lo único que quiere decir es que no se puede afirmar que sea una vergüenza que en España los autónomos paguen más cotizaciones que en otros países, porque eso por sí solo no dice nada. Para ser rigurosos las comparaciones hay que hacerlas mirando si se pagan otro tipo de impuestos y también qué prestaciones sociales se ofrecen y cómo de generosas son. El debate, por lo tanto, no debe girar en torno a si en España los autónomos deberían pagar más o menos cotizaciones sociales, sino si las prestaciones sociales deberían estar vinculadas a las cotizaciones sociales o a los impuestos, además de hablar sobre la generosidad de las mismas.

Ahora bien, la verdad es que el hecho de que el 85% de los autónomos españoles prefieran pagar por la base mínima de cotización (Morales 2021) es bastante indicativo de que o no ingresan lo suficiente o no valoran mucho las prestaciones sociales vinculadas, lo cual en cualquier caso revela que el sistema actual no funciona bien. Mi preferencia es clara: que las prestaciones sociales se vinculen a los impuestos, no a las cotizaciones, tal y como ocurre con la sanidad pública, por ejemplo. Lo mismo pienso sobre las pensiones públicas, pero bueno, este tema es complejo y daría para otro vídeo.

 

 

Referencias:

Unión Europea (2022) https://europa.eu/youreurope/citizens/work/unemployment-and-benefits/social-security/

López (2019) https://www.ga-p.com/wp-content/uploads/2019/02/Reformas-en-el-trabajo-

Pérez (2020) https://www.aesss.es/wp-content/uploads/2020/11/DERECHO-VIVO-S.-SOCIAL.-2019.pdf#page=253

Gómez y Moreno (2019) https://www.gomezymoreno.com/2019/01/25/los-autonomos-espanoles-los-mas-protegidos-de-la-ue-%EF%BB%BF/

Seguridad Social (2022) https://www.seg-social.es/wps/portal/wss/internet/Inicio

Ballester (2016) https://minerva.usc.es/xmlui/bitstream/handle/10347/23838/Recensi%C3%B3n%20Ballester%20Pastor.pdf

Mapfre (2019) https://www.fundacionmapfre.org/publicaciones/todas/informe-el-trabajador-autonomo-ante-la-prevision-social/

Eurofound (2020) https://www.eurofound.europa.eu/es/publications/report/2020/game-changing-technologies-transforming-production-and-employment-in-europe

Consejo Europeo (1992) https://op.europa.eu/es/publication-detail/-/publication/d0a04e5b-8167-414a-a9ad-f598298136ef/language-es

Parlamento Europeo (2016) https://op.europa.eu/en/publication-detail/-/publication/8001251e-c8a0-11e6-a6db-01aa75ed71a1/language-es

Consejo Europeo (2019) DOUE de 15 de noviembre de 2019. C- 387/01. https://eu.vlex.com/source/doue-23/issue/2019/11/15

BOE (2018) https://boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2018-17992

Comisión Europea (2021) “Your social security rights in Luxembourg”

Comisión Europea (2021) “Your social security rights in Netherlands”

Comisión Europea (2021) “Your social security rights in Germany”

Comisión Europea (2021) “Your social security rights in France”

Comisión Europea (2021) “Your social security rights in Ireland”

Comisión Europea (2021) “Your social security rights in Denmark”

Comisión Europea (2021) “Your social security rights in Italy”

Comisión Europea (2021) “Your social security rights in Portugal”

Comisión Europea (2021) “Your social security rights in …”

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
¿Los autónomos de España pagan muchas cotizaciones sociales?, 9.0 out of 10 based on 2 ratings
Be Sociable, Share!
www.pdf24.org    Send article as PDF