3.6 Los préstamos crean depósitos bancarios: balance del cliente

Cuando pensamos en un banco nos suele venir a la cabeza la idea de que es una empresa que convence a determinados clientes para que depositen sus ahorros en sus sucursales de forma que luego el banco pueda prestar ese dinero a otros clientes. Pensado así, los préstamos bancarios serían posibles únicamente gracias a que primero existen depósitos bancarios. De esta forma, los depósitos serían necesarios para que existiesen los préstamos. Sin depósitos, no habría préstamos. Pero en realidad esto no es así. De hecho, son los préstamos que dan los bancos los que crean los depósitos. Sin préstamos, no habría depósitos.

No se me escapa que lo que estoy diciendo es contraintuitivo, y precisamente por ello me propongo explicar poco a poco, de forma gráfica y asequible cómo es esto posible.

Vamos a empezar por el caso más sencillo. Imaginemos que Isabel es la única cliente del único banco que hay en su pueblo. Isabel tiene depositados en este banco 100 euros, y es toda la cantidad de dinero que ella posee. En economía, para valorar la situación financiera de una persona o una empresa, se recurre a representar su balance de situación. Antes de meternos de lleno en el balance de Isabel vamos a detenernos un poco en explicar en qué consiste y cómo se elabora exactamente un balance.

En la parte izquierda de un balance se representan los activos, que es todo aquello que cuenta como riqueza (porque la tenga en el momento o porque la vaya a tener en un futuro). En la parte derecha de un balance se representan los pasivos, que es todo aquello que cuenta como deuda. La diferencia entre los activos y los pasivos dará como resultado la situación financiera del agente en cuestión. Por ejemplo, si yo tengo en mi bolsillo 100 euros y le debo a mi amigo 75 euros, entonces mis activos suman 100 euros y mis pasivos suman 75 euros. Mi situación financiera (o patrimonio neto) es de 25 euros, que es el dinero que me quedaría si le devolviera el dinero a mi amigo (100 – 75 = 25). La parte izquierda del balance debe ser igual a la de la derecha (deben sumar la misma cantidad). Esto se representaría así:

 

1

Pues bien, volvemos al caso de Isabel y dibujamos su balance. Recordemos que lo único que tiene ella son 100 euros en su cuenta bancaria. Sus activos son, por lo tanto, 100. Sus pasivos 0, porque no tiene ninguna deuda. Y su patrimonio neto es igual a sus activos: 100 euros (100 – 0 = 100).

2

Ahora supongamos que Isabel le pide al banco un préstamo por valor de 100 euros y que éste se lo concede. Veamos cómo queda entonces su balance.

3

Como el banco le ha concedido un préstamo de 100 euros, la cuenta bancaria de Isabel ha aumentado en esa cantidad, y por lo tanto ahora su depósito (sus activos) alcanza la cantidad de 200 euros. Al mismo tiempo, Isabel ha adquirido el compromiso de devolverle al banco esos 100 euros en el futuro, por lo que su deuda (sus pasivos) aumenta en 100 euros. Su patrimonio neto no cambia: ahora tiene 200 euros en su poder, pero si devolviese el dinero que debe le quedarían 100 euros (200 – 100 = 100).

Sin embargo, las cuestiones relevantes son: ¿qué ha pasado con el balance del banco? ¿El banco ha perdido 100 euros por entregar este préstamo a Isabel y por lo tanto ahora tiene menos dinero para prestar a otros clientes? Esto será lo que veamos enseguida

 

 

No related content found.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.3/10 (8 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 7 votes)
3.6 Los préstamos crean depósitos bancarios: balance del cliente , 7.3 out of 10 based on 8 ratings
Be Sociable, Share!
www.pdf24.org    Send article as PDF