2.7.2 Modificación del Impuesto de Sociedades de 2011

Cuando la ministra Elena Salgado anunció la modificación del Impuesto de Sociedades en agosto de 2011, surgieron bastantes opiniones que valoraban esta actuación como una gran actuación progresista o de izquierdas. Estas valoraciones se basaban básicamente en que las medidas sólo afectarían a las grandes empresas, concretamente a las que facturasen más de 20 millones de euros al año. Sin embargo, las disposiciones del gobierno, lejos de significar un aumento del impuesto, no cambiaban sustancialmente las cosas.

 

Para empezar hay que entender cómo funciona el Impuesto de Sociedades y concretamente el mecanismo de los pagos fraccionados.

El Impuesto de Sociedades es un tributo que grava la renta de las sociedades y demás entidades jurídicas. Su cálculo es, en principio (1), muy sencillo: el último día del año(2) se observa el total de beneficios que ha obtenido la empresa en cuestión durante ese año; y  luego se aparta el 30% de esos beneficios, que irán destinados a la hacienda pública. Por ejemplo, si la empresa “X” el último día del año 2011 declara unos beneficios de 1000 euros, 300 euros tendrán que ser pagados como Impuesto de Sociedades.

 

Sin embargo, puesto que el cálculo de los beneficios puede ser muy complejo y duradero, el legislador fiscal concede seis meses a la empresa para que ajuste bien sus cuentas y pueda pagar al Tesoro Público. Es decir, aunque el 31 de diciembre de 2011 la empresa “X” haya calculado unos beneficios de 1000 euros, no tendrá que pagar a Hacienda hasta julio de 2012. Por lo tanto, la recaudación del impuesto se produce seis meses más tarde de la obtención de beneficios. Esto viene muy mal a Hacienda, ya que no dispondrá del dinero hasta pasado un cierto tiempo. Para solucionar parte de este problema se inventaron los pagos fraccionados.

Los pagos fraccionados son adelantos de pago que hace la empresa a Hacienda para ir pagando poco a poco y no hacerlo todo de golpe. Estos pagos son tres, y se producen en abril, octubre y diciembre. La empresa “X” ya no tendrá que pagar sus 300 euros en julio de 2012, sino que ese pago de 300 euros se dividirá en pequeños pagos que se efectuarán en los meses indicados y en julio del año siguiente. Por ejemplo, en abril la empresa paga 75 euros; en octubre paga otros 75 euros, y en diciembre otros 75 euros. Al final del año 2011 habrá pagado 225 euros (75+75+75). Cuando llegue julio de 2012, como tiene que pagar un total de 300 euros, entonces pagará sólo 75 euros (300-225), puesto que ya pagó 225 euros. De esta forma Hacienda no tendrá que esperar hasta julio de 2012 para cobrar una parte del impuesto. Sin embargo, es importante destacar que al final la empresa paga exactamente lo mismo que si no existiesen los pagos fraccionados: 300 euros. Lo único que ha cambiado es la forma de pagar esos 300 euros, pues parte del pago se ha adelantado.

La reforma que puso en marcha el gobierno de Zapatero fundamentalmente consistía en que los pagos fraccionados de las grandes empresas se hacían mayores. Es decir, en nuestro ejemplo, digamos que la empresa “X” en vez de pagar 75 euros cada uno de los tres meses indicados, pasaría a pagar 100 euros en abril, 100 euros en octubre, y 100 euros en diciembre. Cuando llegase julio de 2012 ya habría pagado un total de 300 euros, por lo que ya no tendría que pagar más. En los meses citados la empresa se habría visto obligada a efectuar pagos mayores, pero al final del año en realidad ha pagado exactamente lo mismo que si no hubiese existido la reforma: 300 euros.

Así las cosas, la modificación del Impuesto de Sociedades que llevó a cabo el gobierno no fue en absoluto un aumento de los impuestos a las grandes empresas. Consistió simplemente en cambiar la forma de ingresar el impuesto para cobrar antes, pero no más. Las grandes empresas pagaron exactamente lo mismo que pagaban antes de la reforma. Claro que esto no quiere decir que la reforma fuese inútil. En realidad Hacienda salió beneficiada con esta modificación, ya que le vino mejor cobrar antes que después. En sentido contrario, esta medida perjudicó a las grandes empresas ya que tuvieron que pagar sus impuestos antes de lo previsto, con el menoscabo contable y económico que ello supone.

A modo de conclusión, esta medida supuso un alivio temporal para las cuentas del Estado, pero en absoluto significó una solución al problema del déficit estructural, y mucho menos una disposición progresista. No podemos confundirnos y pensar que, por estar dirigida a las grandes empresas, fuese una proposición de izquierdas (que era seguramente su intención). Tan sólo fue un pequeño guiño que intentó recuperar la imagen progresista que hace mucho tiempo perdió el PSOE.

Notas:

(1)   Como en todas las leyes sobre impuestos, existen reglas generales que marcan el punto de referencia y reglas especiales que implican ligeras variaciones en función de las particularidades del sujeto pasivo del impuesto. La regla general del Impuesto de Sociedades es que se tribute al 30%, aunque por supuesto no todas las sociedades lo hacen a ese tipo impositivo debido a las reglas especiales del impuesto. Para simplificar, ignoraremos las reglas especiales.

 

(2)   El período impositivo está en función del inicio y cierre fiscales, que dependen a su vez de los estatutos de cada empresa. Normalmente el período coincide con el año natural, por lo que el último día para realizar el cálculo de beneficios suele ser el 31 de diciembre del año en cuestión, que es el que tomamos para nuestro ejemplo.

 

No related content found.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (4 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
2.7.2 Modificación del Impuesto de Sociedades de 2011, 10.0 out of 10 based on 4 ratings
Be Sociable, Share!
en.pdf24.org    Send article as PDF