¿Por qué el euro vuelve a estar en peligro?

¿Qué está pasando en la Eurozona que algunos dicen que el euro vuelve a estar en peligro? Lo que ha ocurrido básicamente es que la justicia alemana ha puesto en cuestión una importante actuación del Banco Central Europeo, que comenzó a realizar desde 2015 y que sirvió para mantener a flote el proyecto del euro; y todo esto a pesar de que la justicia de la Unión Europea ya se posicionó, y a favor, sobre esta medida. La justicia alemana ha pedido 3 meses para que el BCE aclare esta medida, y si no queda satisfecha con la aclaración, Alemania podría dejar de formar parte de este programa. Pero es que esta actuación es tan importante, y Alemania es tan importante en el proyecto del euro, que muchos sostienen que ello podría suponer el fin de la Eurozona.

Sobre el programa de marras que está siendo cuestionado ya hablé en un vídeo anterior: consiste en que el Banco Central Europeo crea dinero para comprar bonos públicos y así disminuir y controlar la prima de riesgo, especialmente la de los países del sur de Europa, esos considerados PIGS, cerdos, por sus siglas en inglés. Ya llevan más de 2 billones, con B, que es una cantidad mastodóntica de dinero. Si no fuera por esto, los países del sur se habrían enfrentado a problemas muy, muy serios, y probablemente el euro habría implosionado. La clave del asunto es que el artículo 123 del Tratado de la Unión Europea prohíbe que el Banco central pueda financiar los presupuestos de los Estados miembros (algo que es totalmente absurdo porque los bancos centrales se crearon para eso y lo han hecho históricamente y se hace en otras economías, pero bueno), y por eso compró bonos en el mercado secundario, no en el primario. Es decir, no compró deuda directamente a los Estados, sino que la compró a los inversores que la habían comprado inicialmente.

Pero esto es algo que muchos vieron mal, especialmente los economistas neoliberales y la derecha de los países del norte (de hecho, los que iniciaron esta demanda jurídica fue la ultraderecha alemana y un partido del gobierno alemán de Merkel). ¿Por qué? Porque consideran que dicha medida beneficia a los países del sur y que perjudica a los del norte. Por un lado porque con esta medida los Estados del sur (PIGS) no tienen incentivos para cuadrar sus cuentas públicas, ya que no están siendo penalizados por los “mercados”, y por otro, porque en un hipotético caso de impago, los Estados del norte tendrían que sufragar parte del coste. Hay más motivos: por ejemplo, este programa provoca que los tipos de interés sean muy bajos, y esto perjudica a los que hacen dinero con dinero, lo que fastidia mucho a la banca alemanda, que tiene un enorme poder.

Pero es que esta visión es absolutamente sesgada, egoísta y perversa. Como expliqué en un vídeo anterior, la prima de riesgo puede ser siempre controlada por un banco central, por lo que el problema de los países del sur de Europa no es tanto que tuvieran importantes déficits y deuda, sino que no tengan un banco central propio. Si hubiesen tenido uno, podrían haber controlado la prima de riesgo por su cuenta. Pero como no tienen, se ven obligados a depender del Banco Central Europeo. Éste debería controlar la prima de riesgo (es lo que deben hacer los bancos centrales) tanto en los países del norte como en los del sur. Para algo estamos en una unión monetaria.

El problema de esta unión monetaria es que no tiene unión política, ni fiscal, ni bancaria, que es lo que tienen en común todas las zonas con la misma moneda. Por ejemplo, en Estados Unidos, también hay desequilibrios fiscales y de otro tipo por Estados, porque la economía del Estado de Dakota del Norte es muy diferente de la de California, pero como la Reserva Federal (que es su banco central) y el gobierno los respalda a todos más o menos por igual, pues apenas hay disparidades.

Otro ejemplo: en España también había desequilibrios entre Extremadura y Madrid cuando teníamos la peseta, la misma moneda, y son territorios con niveles productivos diferentes, pero el banco de España y el gobierno respaldaban a las dos regiones más o menos por igual, y por eso no había ni hay grandes asimetrías, y mucho menos de carácter financiero. Eso no ocurría ni ocurre porque España es una unión política, fiscal y bancaria, además de monetaria. ¿A que nadie se imagina a alguien sacando su dinero de un banco extremeño por miedo a impago para llevarlo a un banco madrileño? Pues eso ocurrió durante la crisis de Grecia, por ejemplo, que la gente se llevó sus ahorros a bancos alemanes, lo que revela que la Eurozona no es una unión económica ni de lejos.

La concepción de la justicia alemana (y de tantos otros) es muy cerrada: sólo quieren la unión monetaria para lo bueno, no para lo malo. Pero es que algunas cosas de la unión monetaria benefician mucho a Alemania y perjudican a los países del sur. Por ejemplo, si no existiese la Eurozona, Alemania tendría una moneda mucho más apreciada que el euro y eso perjudicaría sus exportaciones y mejoraría las nuestras. Alemania tendría menos superávit por cuenta corriente y también menos superávit fiscal, y nosotros menos déficit por cuenta corriente y menos déficit público.

Otro ejemplo: recordemos también que uno de los requisitos implícitos para entrar la Unión Europea era que España abandonara su industria y se dedicara a lo que se le daba mejor: turismo de sol y playa, dejando la industria a los países del norte que supuestamente estaban mejor posicionados. De nuevo, esto perjudicó a los países del sur, deteriorando su saldo por cuenta corriente y sus cuentas públicas, y mejorando las del norte. Pero en teoría no pasaba nada porque estábamos todos en el mismo equipo, y las desventajas se compensaban con las ventajas. En teoría…

Hay muchos otros desequilibrios que no voy a citar. Algunos benefician a los países del norte, y otros a los del sur. Pero pretender eliminar sólo la parte negativa como algunos del norte quieren, es algo absolutamente egoísta y perverso. Estamos todos en el mismo barco y, precisamente por eso, a todos nos interesa que nos vaya bien a todos. Si a los países del sur les va mal, esto afectará negativamente también a Alemania y otros países del norte, que es algo que parecen no entender.

A modo de símil, es como si en un equipo de fútbol un delantero se quejase de que el portero se beneficia también de las victorias del equipo a pesar de que no marca goles. Eso es absurdo porque la función del portero no es marcar goles, son evitarlos en su portería (aunque no siempre lo logren). El portero se beneficia de los goles del delantero, y el delantero de que el portero evite goles. ¡Están en el mismo equipo!

Pues bien, la justicia alemana y todos los que mantienen esa postura se comportan como ese delantero egoísta que no quiere que los porteros se beneficien de los goles, a pesar de que estén en el mismo equipo y que las victorias y las derrotas son colectivas. Es una visión sesgada, egoísta y contraproducente, que además puede poner en riesgo la viabilidad del euro.

Si se acepta una unión monetaria, se tiene que aceptar hasta sus últimas consecuencias, con lo bueno y con lo malo. El Banco Central tiene que respaldar la deuda y controlar la prima de riesgo de todos los países miembros. Y tampoco es que lo que esté haciendo ahora sea una maravilla, porque lo hace de forma indirecta lucrando por el camino a la banca y además empezó muy tarde. Pero si a alguien no le gusta esto, es que en realidad lo que no le gusta es una verdadera unión monetaria. Lo que no puede ser es que le arrebates a los países el banco central y luego no permitas que el banco central de todos haga las funciones que le corresponde. O una cosa, o la otra, pero este intermedio es una absoluta locura.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.2/10 (6 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 2 votes)
¿Por qué el euro vuelve a estar en peligro?, 4.2 out of 10 based on 6 ratings
Be Sociable, Share!
www.pdf24.org    Send article as PDF