¿Por qué en esta crisis no se habla de prima de riesgo?

¿Os acordáis de la prima de riesgo? Durante la pasada crisis económica iniciada en 2008 en nuestro país prácticamente no se hablaba de otra cosa. Todos los días teníamos titulares anunciando la evolución de la prima de riesgo, algo parecido a lo que ocurre hoy día con el número de contagiados y fallecidos por Coronavirus. Un aumento era una pésima noticia y una educción todo lo contrario. Pero por qué ahora no se habla nada de la prima de riesgo a pesar de estar también en crisis económica? La respuesta es muy sencilla, y también es algo de lo que casi nunca te van a hablar.

La prima de riesgo es básicamente un indicador del riesgo que supone invertir en un activo financiero determinado. A mayor prima de riesgo, mayor riesgo conlleva esa inversión. Pensemos que un bono público es un título que emite el Estado a cambio de una cantidad de dinero que tendrá que devolver en el futuro (más unos intereses). Si se cree que el Estado va a tener problemas para devolver ese dinero, los inversores pedirán intereses más elevados para compensar ese riesgo, por lo que la prima de riesgo (que se calcula en relación a esos intereses) aumentará. Y al contrario, si no hay dudas de que ese dinero se devolverá, la prima de riesgo será baja, nadie pedirá compensación extra por el riesgo de impago, porque no habrá o será muy reducido.

¿Por qué subió la prima de riesgo española a partir de la crisis de 2008? Porque el déficit público y la deuda aumentaron mucho en muy poco tiempo, y lo más importante y de lo que nunca nos hablan, porque España no tenía ningún banco central detrás que la respaldara. El banco central de España es el Banco Central Europeo que responde por todos los países de la Eurozona, no sólo por España. Esto lo sabían los inversores, así que exigieron más tipos de interés porque sabían que el BCE no iba a salir en rescate de uno o de varios países del sur. Tenían razón: el BCE no hizo nada durante años así que la prima de riesgo escaló y escaló.

Muchos otros países tuvieron déficits y deudas públicas más importantes, como por ejemplo Estados Unidos y Japón, pero como estos sí tenían un banco central que respaldara sus bonos públicos, sus tipos de interés y por lo tanto sus primas de riesgo, no aumentaron mucho: los inversores sabían que siempre iban a recuperar su dinero. No ocurría eso en la insolidaria Eurozona.

¿Y por qué el BCE no respaldó la prima de riesgo de España, Italia, Grecia, Portugal e Irlanda? Los países denominados PIGS (cerdos) por sus siglas.

Pues hay varias teorías, pero la más verosímil es la siguiente: porque las autoridades europeas, controladas por los países del norte, querían utilizarlo de escarmiento para que los Estados del sur se ataran el cinturón porque supuestamente habían despilfarrado mucho dinero (cuando la realidad es que los países del sur gastaban y gastan mucho menos que los países del norte, aunque también ingresan mucho menos). Esta falsa idea de que los países del sur habían vivido por encima de sus posibilidades se extendió y fue lo que hizo que las autoridades europeas, comandadas por Alemania, actuaran así.

Pero entonces las cosas empezaron a caldearse en Europa. La subida de la prima de riesgo empeoró las cosas, pero también lo hicieron los recortes de gasto, aumentos de impuestos y reformas laborales que la Unión Europea exigió a cambio de ayudar. Esto generó mucho paro, pobreza y desigualdad, y mucho cabreo. Los partidos de extrema derecha empezaron a ganar fuerza por buena parte de Europa; Syriza, un partido abiertamente comunista se presentaba en las encuestas como ganador de las siguientes elecciones en Grecia, y en España estalló el 15M, por poner sólo algunos ejemplos. Así que las autoridades europeas aflojaron la soga, porque ya se sabe, Dios aprieta pero no ahoga.

Este cambio ocurrió en verano de 2012, cuando Draghi pronunció sus palabras mágicas:

“Haré lo que haga falta para preservar el euro. Y créanme, será suficiente.”

Hombre, claro que iba a ser suficiente, como que un banco central puede controlar la prima de riesgo siempre que quiera, aunque eso nunca nos lo van a reconocer abiertamente porque no les interesa. El BCE empezó a crear dinero, de la nada, como sólo puede hacerse, y comenzó a comprar esos bonos públicos que tenían los inversores en sus manos. Estos programas de compra fueron ganando fuerza progresivamente y en la actualidad todavía siguen activos y con muchísima fuerza por cierto. Claro, que pasa con la prima de riesgo cuando los inversores saben que el banco central va a estar disponible para comprar los bonos? Pues que disminuye. Ya no hace falta exigir intereses porque los inversores saben que se pueden deshacer de los bonos siempre que quieran vendiéndoselos al BCE. Dejan de tener miedo.

Y así fue cómo se solucionó el “problema” de la prima de riesgo. Desde entonces bajó hasta situarse en mínimos y ahí sigue salvo alguna que otra oscilación.

Por cierto, adivinad qué excusa utilizaban los que se negaban a que se actuara así. Lo habéis adivinado: la inflación. Decían que si se creaba dinero para comprar estos bonos públicos la inflación se dispararía y muchos hablaron incluso de hiperinflación. Nada, el cuento que utilizan siempre para meter miedo a pesar de que no tenga ningún sustento científico. La realidad es que no sólo no la inflación no aumentó, sino que incluso descendió, y mucho. Casi aciertan estos eruditos de la economía.

Esta es la demostración de que el problema no era (ni es) que los países del sur tuvieran elevados déficits y deudas; el único problema es que el BCE no actuó como banco central únicamente por motivos ideológicos, para castigar a los países del sur. Por eso ahora con esta crisis no hay problema con la prima de riesgo, porque el BCE ha aumentado incluso la cantidad de dinero que está creando para respaldar los bonos públicos. Se puede decir que han aprendido la lección, al menos en esta cuestión monetaria, en la fiscal están a años luz de aprenderla, pero eso es tema de otro vídeo.

¿Cuánto sufrimiento económico y social nos hubiésemos ahorrado en la crisis pasada si las cosas se hubiesen hecho bien desde un principio? Mejor no imaginarlo.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.4/10 (5 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
¿Por qué en esta crisis no se habla de prima de riesgo?, 7.4 out of 10 based on 5 ratings
Be Sociable, Share!
www.pdf24.org    Send article as PDF