RESPUESTA A QUANTUMFRACTURE Y DATE UN VLOG: sobre el origen del dinero

Hace unas semanas dos conocidos Youtubers divulgadores de física, José Luis Crespo y Javier Santaolalla hicieron, de forma independiente en sus respectivos canales de QuantumFracture y DateunVlog, dos vídeos sobre las criptomonedas. Para ello, hablaron primero de la naturaleza y el origen del dinero y, a pesar de que en sus respectivos campos de la ciencia ambos divulgadores son extremadamente cuidadosos con el rigor para dotar de muchísima calidad a sus vídeos, en este caso no lo fueron tanto. Y no los culpo, no sólo porque la ciencia económica no sea su especialidad, sino porque ellos se limitaron prácticamente a replicar la visión dominante sobre el origen y naturaleza del dinero. Lo que ocurre es que, al contrario de lo que ocurre en física y en otras ciencias de la naturaleza, y debido a que hay intereses económicos en juego, en economía la visión más conocida no tiene por qué ser la más rigurosa ni la que más se ajusta a la realidad. Y en este caso, en absoluto lo es.

Haciendo un símil con la Física, podríamos decir que la visión dominante sobre el origen y naturaleza del dinero es como la teoría que sostiene que la Tierra es plana: no goza de ninguna solidez empírica, pero a pesar de ello muchos la creen cierta. Es muy paradójico que estos dos divulgadores, que siempre están combatiendo las pseudo teorías científicas como el terraplanismo, en este caso ellos han contribuido -sin duda sin ser conscientes de ello- a divulgar una teoría económica que no tiene ningún sustento empírico y que se basa en la fe y no en la ciencia. Con ánimo de arrojar luz sobre este asunto y, en definitiva, de poner en valor el método científico, procedo a explicar qué errores tiene la visión dominante del dinero y por qué es superada por otras visiones más actuales.

En ambos vídeos se expone la clásica visión de que el dinero surgió como una innovación para superar los inconvenientes del trueque. Javier Santaolalla es el que más tiempo le dedica a esto.

Esto es lo que repiten casi todos los economistas. ¿Pero de dónde lo sacan? ¿De algún registro histórico en el que los antepasados explicaban que inventaron el dinero así? ¿De algún yacimiento arqueológico que indique que ocurrió tal cosa? NO. Lo sacan de lo que creía Aristóteles que había pasado milenios antes de su época (Paradina 2015), una visión que luego fue replicada por Adam Smith en el siglo XVIII (Smith 1776) y más refinada aún por Carl Menger en el siglo XIX (Menger 1892). Pero ninguno de ellos aportó nunca ninguna prueba o evidencia de esa teoría. Es más, Carl Menger reconoció en su propio trabajo que su visión no estaba basada en la evidencia empírica, sino que simplemente era un razonamiento lógico.

A ver, si no tuviésemos ninguna hipótesis mejor, podría incluso tender sentido que adoptásemos provisionalmente esa teoría como la más probable, pero lo cierto es que durante el siglo XX se realizaron muchísimas investigaciones arqueológicas, antropológicas y numismáticas que ya apuntaron a que esa visión convencional sobre el origen del dinero no cuadraba absolutamente nada (Henry 2004; Garzón 2019). En primer lugar, no hay ningún registro histórico que diga que el trueque fuese importante en las sociedades antiguas ni que el dinero surgiera a partir de él; en segundo lugar, en los yacimientos urbanos primitivos nunca se ha encontrado ningún espacio para realizar trueques, cuando es de esperar que si vertebraban esas sociedades reservaran un lugar para ello; en tercer lugar, las relaciones humanas y sociales por entonces se basaban más en lo colectivo y lo solidario que en el intercambio individual; y en cuarto lugar y de forma definitiva, se han encontrado multitud de tablillas de cerámica tanto en Mesopotamia como en Egipto que fueron utilizadas como dinero en aquellos pueblos en torno al cuarto milenio antes de nuestra era (unos 3.000 años antes de Aristóteles). Y estas tablillas eran creadas por las autoridades públicas de la época para contabilizar, recolectar y distribuir los recursos naturales de los templos y palacios. No tenía nada que ver con el trueque ni con superar sus limitaciones (Wray 2004; Hudson 2004; Eagleton y William 2004).

Y es que, como nos cuenta una de las antropólogas más reputadas, Caroline Humphrey: “Nunca se ha hallado un solo ejemplo de economía basada en el trueque puro y simple, y mucho menos de sociedad donde el dinero haya emergido a partir de él; toda la etnografía disponible sugiere que jamás ha existido tal cosa” (Humphrey 1985, 48). Si lo pensamos bien, el trueque es una práctica individual y de mercado que encaja con la cosmovisión que tenemos nosotros que vivimos en sociedades modernas y capitalistas, pero lo cierto es que no encajan absolutamente nada con las comunidades antiguas. Si los pueblos querían sobrevivir a las inclemencias de la vida y a las amenazas de otros pueblos, no les quedaba más remedio que organizarse de forma colectiva para producir y distribuir los recursos. La supervivencia de cada uno dependía de la supervivencia de su pueblo. Allí no había trueque ni intercambios medidos al detalle, allí predominaba la solidaridad y el altruismo. Como explica muy bien David Graeber: “si una persona le decía a otra ‘eh, bonita vaca’ el otro le contestaba: ‘te gusta? Pues llévatela’. Ahora le debes una vaca a tu vecino”. Es decir, no se producía ningún intercambio.

Entre los miembros de cualquier tribu había bastante confianza para hacer esos favores y que nadie se la jugase a otro porque sus vidas estaban entrelazadas, y perjudicar a una persona integrante del grupo era como perjudicarse a sí mismo. De todas formas, en caso de disputa siempre había una autoridad central que mediaba e incluso que sancionaba en caso de incumplimientos. El primer sistema de este tipo del que tenemos constancia se denomina Wergeld, basado en la restitución de la víctima o de su familia por parte de la persona culpable. Se consideraba deseable que la persona que había vulnerado las normas de comportamiento estuviese obligada a aportar valor a la familia de la víctima para evitar venganzas que empeoraran aún más la situación. Éste funcionaba como una especie de dinero primitivo: si alguien era castigado con realizar, por ejemplo, 10 jornadas de caza, a medida que fuese realizando esas jornadas iba “pagando” su deuda con la familia afectada (Hudson 2004; Wray 2004; Grierson 1977; Graeber 2014; Ingham 2004).

Por cierto, incluso el propio Carl Menger era plenamente consciente de la existencia de estos sistemas penales –aunque no los vinculó con la naturaleza del dinero-: “mucho antes de que el trueque apareciera en la historia, o adquiriera una importancia decisiva para obtener bienes, encontramos ya varias formas de obligaciones unilaterales: donaciones voluntarias o bajo presión más o menos coercitiva, tributos impuestos forzosamente, castigos de carácter patrimonial, el Wergeld, obligaciones unilaterales derivadas de relaciones familiares, etc” (Menger 1892, 143).

De hecho, José Luis Crespo sí que recoge esto de alguna forma en su vídeo. Y también da en la clave a la hora de hacer una distinción entre el territorio del pueblo en cuestión y el territorio exterior.

En efecto, dentro de la propia comunidad, el dinero creado y regulado por las autoridades públicas (tanto el Wergeld inicialmente como las tablillas de arcilla posteriormente) era utilizado para todo tipo de transacciones y pagos. El problema surgía cuando se quería comerciar con otros pueblos (lo cual, por cierto, inicialmente ocurría en unas cantidades muy reducidas), porque evidentemente no iban a aceptar sus reglas institucionales, ya que ellos tenían las suyas propias.

Por eso las transacciones entre distintos pueblos, especialmente si apenas había lazos culturales entre ellos, no se realizaba con el dinero que creaban esas autoridades, sino que se realizaba utilizando el trueque, recurriendo a mercancías que tuviese valor más allá de las fronteras. Originalmente se utilizó la plata en peso y luego el oro en peso, porque tenían buenas propiedades para los intercambios (Garzón 2019). Polanyi 1971), Humprhey.

Todo esto no tiene nada que ver con que el dinero surgiera del trueque. En su origen las autoridades de los pueblos creaban su propio dinero para articular sus relaciones sociales y gestionar sus recursos naturales; y sólo recurrían al trueque con los pueblos extranjeros y de forma puntual. Eso sí, cuando las relaciones con otros pueblos se hicieron más intensas, las autoridades comenzaron a utilizar la plata y el oro en peso para gestionar los recursos, y más tarde monedas acuñadas en esos metales preciosos, algo a lo que ya sí se le podía llamar dinero, porque empezó a utilizarse también para el territorio interior. A partir de este momento histórico hay mucho debate en la academia, pero sobre el origen primigenio del dinero no puede haber discusión: fue un invento de las autoridades públicas para regular la relaciones sociales de su territorio, no una superación del trueque, que es algo que apenas se hacía y en todo caso con los extranjeros. Esto hoy día lo tienen clarísimo historiadores y arqueólogos, y sólo son los economistas los que creen que el dinero surgió a partir del trueque. Por eso no se le puede llamar debate entre académicos, como hizo José Luis Crespo en su vídeo de fe de erratas, porque es como decir que en la academia hay un debate entre los terraplanistas y entre los que creen que la Tierra es redonda. No; una teoría se apoya en la evidencia empírica y la otra no.

Como ya he dicho muchas veces, la teoría económica convencional es una especie de creencia, no tiene el rango de ciencia ni la pretende tener, porque sólo se utiliza y se le da importancia porque sirve a los intereses de los poderosos. No pretende explicar mejor la realidad económica, sólo mantener un estatus quo injusto que beneficia a unos pocos a costa de la mayoría.

Y bueno, si alguien cree que este debate sobre la naturaleza y origen del dinero es un ejercicio puramente académico que no tiene importancia en nuestras vidas, está totalmente equivocado. Creer que el dinero surgió del trueque es precisamente lo que lleva a algunos a creer -erróneamente- que las criptomonedas se convertirán en dinero; o a creer -también erróneamente- que un Estado necesita recaudar dinero antes de poder gastarlo; o a creer -también erróneamente- que hay que reducir el déficit público y que hay que hacerlo con políticas de austeridad. Parece una exageración, pero no lo es: la propia concepción del dinero sienta las bases del pensamiento económico, y por eso es crucial incluso para nuestras vidas actuales ser rigurosos y tener una visión lo más realista y precisa posible.

 

 

 

Referencias:

Paradinas (2015) https://fundacionorotava.org/media/web/files/page161__pensamiento-economico-aristoteles_BG5v5ax.pdf

Smith (1776) https://memoriapoliticademexico.org/Textos/1Independencia/Imag/1776-AS-LRN.pdf

Menger (1892): http://www.instint.edu.uy/descargas/e%20books%20textos/EL%20ORIGEN%20DEL%20DINERO.pdf

Graeber (2011) https://rebelion.org/que-es-la-deuda/

Humphrey (1985): https://voidnetwork.gr/wp-content/uploads/2016/09/Barter-and-economic-disintegration-by-Caroline-Humphrey.pdf

Hudson (2004) http://eduardogarzon.net/wp-content/uploads/2020/11/Arti%CC%81culo-Hudson.pdf

Gardiner (2004) http://eduardogarzon.net/wp-content/uploads/2020/11/Arti%CC%81culo-Gardiner.pdf

Grierson (1977) https://elaineou.com/wp-content/uploads/2017/01/Grierson-The-Origins-of-Money.pdf

Ingham (2004) The Emergence of Capitalist Credit Money. In L. R. Wray (Ed.), Credit and State Theories of Money (pp. 173-222). Cheltenham: Edward Elgar.

Wray, L. R. http://eduardogarzon.net/wp-content/uploads/2020/12/Arti%CC%81culo-Wray.pdf

Garzón (2019) en castellano http://eduardogarzon.net/wp-content/uploads/2013/05/El-origen-del-dinero-una-visio%CC%81n-heterodoxa.pdf

Garzón (2019) en inglés https://revistas.ucm.es/index.php/IJHE/article/view/64117/4564456549739

Henry (2004) http://eduardogarzon.net/wp-content/uploads/2020/12/Arti%CC%81culo-Henry.pdf

Polanyi (1971) https://www.econbiz.de/Record/the-semantics-of-money-uses-polanyi-karl/10002659634

Graeber (2011) https://www.planetadelibros.com/libro-en-deuda/330275

Harari (2015) https://es.wikipedia.org/wiki/Sapiens:_De_animales_a_dioses

Diamond (1997) https://es.wikipedia.org/wiki

No related content found.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
RESPUESTA A QUANTUMFRACTURE Y DATE UN VLOG: sobre el origen del dinero, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
Be Sociable, Share!
www.pdf24.org    Send article as PDF